Viernes, 21 Sep,2018

Opinión / JUN 02 2018

Gracias a la paz

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El ministro de defensa del gobierno Santos, Luis Carlos Villegas, después de la jornada electoral del pasado 27 de mayo informó a toda la Nación lo siguiente: “Esta jornada electoral es un factor de éxito para la democracia al no registrarse hechos de alteración del orden público. Hubo una reducción del 100% en los hechos de afectación de orden público en las jornadas electorales de los últimos 20 años”.

Tal afirmación del ministro no está fundamentada en hechos falsos, ni tampoco significa una carta de triunfo por parte de Villegas, y al constatar una jornada electoral pacíficamente, es producto de los acuerdos de paz. Al ministro se le olvidó resaltar eso. Pero no importa que haya omitido reconocer las ventajas que tiene la sociedad en su conjunto cuando los ciudadanos pueden ejercer su derecho al voto libremente. Y otro olvido lo tuvo la derecha guerrista, que no se tomó la molestia de reconocer que en muchas zonas, que anteriormente ejercía violencia las Farc —Casanare, Meta, Arauca, entre otras—, sus electores pudieron ir a las urnas sin ninguna coacción. Y de nuevo se le tiene que recordar que todo se debió gracias a los acuerdos de paz.

Por su supuesto, los de derecha guerrista seguirán difamando y vendiendo la ‘falsa percepción’ que el país está al borde de ser como Venezuela. Y no lo duden que sin contemplaciones tendrán la misión de volver trizas lo que se pactó en La Habana. Y día a día crece el peligro de destruir lo que les ha permitido ganar en la primera vuelta. Y ninguno puede objetar que la gran victoria electoral se le debe gracias a la paz. Sin embargo, cada ciudadano debe ser consciente de la necesidad de proteger lo pactado para no volver a la guerra. Y seguiré insistiendo que Duque no nos brinda la posibilidad de paz. Creo profundamente que Petro nos puede garantizar a miles de demócratas tener una era de convivencia pacífica.

Queda resaltar la prioridad de buscar el apoyo de las bases de la campaña de Fajardo y el liberalismo. Sin ellos, no hay ninguna posibilidad de construir una Colombia humana.

Y sabe muy bien Humberto De la Calle —entre otros—, que no es un chiste la amenaza de hacer trizas los acuerdos. El uribismo podría tener toda la fuerza al interior del Senado para hacerlo. Y lo harían para proteger al patrón. Sin prejuicios, es urgente salir de nuevo y proteger a Colombia para evitar regresar a una guerra que ha puesto más de 8 millones de víctimas a lo largo y ancho del territorio. Tenemos el poder ciudadano de no volver a la motosierra, y poder compartir un café en la misma mesa con nuestro contradictor.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net