Jueves, 23 May,2019
Opinión / SEP 23 2018

Hablar sobre drogas con los hijos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El consumo de sustancias ilegales, por parte de los niños y los jóvenes, incluidos la marihuana, el éxtasis y la cocaína, va en aumento sostenido. Lo afirma una investigación realizada por los ministerios de Justicia y Salud de Colombia que prende las alarmas por sus datos aterradores. Al menos mil estudiantes de colegio, cuyas edades están entre los 12 y los 18 años, han consumido por lo menos una vez en su vida. Esta cifra se traduce en que uno de cada seis jóvenes en bachillerato ha probado las drogas, con el agravante de que se inician cada vez más pronto, la edad promedio de entrada es de 14 años y la exposición aumenta a medida que los jóvenes van creciendo. Esto sumado a la facilidad que ofrecen las redes sociales y la presencia de bandas alrededor de los colegios, para acceder a comprarlas, hace más complejo el panorama.

Frente a la inmensa magnitud de esta problemática, que ya se configura como de salud pública, las intervenciones implican el concurso de todo los actores sociales y por supuesto uno de los más importantes es la familia. Es un hecho que aunque los jóvenes están sometidos a multitud de influencias externas propias de la edad, los padres tienen una gran influencia en sus decisiones y en contraste con los que suele pensarse prefieren conocer de la mano de estos, sobre temas que afectan sus vidas. Tal realidad nos aboca al reto de actuar desde la prevención como un mecanismo eficaz para evitar y disminuir el consumo. Conversar en un ambiente de confianza, apertura y tranquilidad para que los jóvenes conozcan los riesgos y sobre todo dimensionen el impacto que el uso de drogas puede causar a futuro, es un aporte concreto. Quisiera compartirles algunas pautas para lograrlo. 

  • Tener información concreta, precisa y veraz. Hoy los jóvenes tienen acceso muchos datos, referencias, testimonios que lo padres tienen que comprender, traducir y editar. 
  • Adaptar la información a la edad de los hijos. Hablar en lenguaje sencillo y cotidiano que todos puedan entender.
  • Preguntar su opinión sobre este tema y escuchar sin hacer juicios sus respuestas, así no las compartamos. 
  • Iniciar las conversaciones a propósito de un acontecimiento o suceso específico que le dé un contexto al mensaje que los padres quieren transmitir. 
  • Hablar con los padres de los amigos de los hijos para indagar sin han hablado ya con ellos sobre drogas.
  • Evitar los sermones, las reiteraciones, las exageraciones y los diagnósticos.
  • Hablar claramente sobre lo que los padres consideran inaceptable o no negociable. 
  • Hacerles ver los riesgos pero no de manera dramática y extremista.
  • Indagar acerca de lo que los amigos de sus hijos piensan o hablan sobre el consumo de drogas y alcohol. 
  • Mostrarle con datos científicos que sucede cuando las personas se vuelven a adictas a las drogas. 
  • Transmitirles a los hijos confianza en que tienen criterio para tomar buenas decisiones.
  •  Recuerde que siempre, aun en los momentos más difíciles, habrá una oportunidad para guiar a los hijos.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net