Domingo, 23 Sep,2018

Opinión / MAY 24 2018

Hablemos de valorización

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Fíjese usted, la valorización tiene en líos judiciales a 13 personas, entre contratistas, funcionarios y otros. Presuntamente se asociaron para delinquir contra la ciudadanía; concibieron una carga fiscal con la motivación de desviar recursos de los contribuyentes, es decir, suyos y míos, a bolsillos particulares, y hasta para financiar campañas electorales. ¡Hágame el favor! La Fiscalía calificó la modalidad empleada como insólita en la corrupción colombiana. Qué vergüenza.

Mire le cuento cómo pasó todo. En 2014 el concejo aprobó la contribución para financiar las obras. Usted creerá que esa discusión se dio con una auténtica participación ciudadana, pero no fue así. La pelotera entre los bandos de la alcaldía y la gobernación entorpeció el debate. Entonces, quienes nos opusimos no pudimos exponer, a cabalidad, los motivos que alentaron nuestro rechazo. 

¡Claro que advertimos sobre las irregularidades! Vea, planteamos que el motivo de las obras no era, como sostuvo la alcaldía, resolver problemas de movilidad. ¿Que para qué eran? Ponga cuidado. Cuando la exalcaldesa socializó el proyecto en el concejo lo justificó con las siguientes necesidades: atracción de inversión foránea en el negocio inmobiliario, afluencia vehicular hacia centros comerciales y masificación de turistas. También mencionó que la malla vial no crecería, sino que se optimizaría. Dígame una cosa, ¿ha visto que la movilidad haya mejorado considerablemente? Ah bueno.

Eso no fue lo único. También señalamos que no hubo estudio socioeconómico para determinar la capacidad de pago de los contribuyentes. ¿Sabe qué hicieron?, contrataron un ingeniero para que hiciera, mediante selección aleatoria, una encuesta a 1.154 hogares. ¡Obvio!, encuestaron a personas que no tenían que pagar. Eso no es nada, esa encuesta concluyó que los contribuyentes teníamos capacidad de pago de 184 mil millones de pesos. Sí, más de lo que costaban las obras. ¿Cómo concluyeron eso?, diciendo que el estrato bajo-bajo tenía un ingreso mensual de 811 mil pesos. Estamos de acuerdo, sustentaron, con mentiras, que la gente sí tenía capacidad.

Espere. No se vaya todavía, hay más. Denunciamos que la modalidad aplicada desconocía el beneficio particular que las obras crearían. Mire le explico: usted debe pagar, en términos justos, con relación al beneficio económico recibido por las obras, a saber, su carga debe ser proporcional a la plusvalía que la obra genere en su propiedad. Sin embargo, la alcaldía efectuó los cobros como si un conjunto de obras valorizara un mismo predio. Le pongo un ejemplo: si usted vive cerca al parque Sucre, ¿la intersección vial de los Kioskos valoriza su casa? Correcto, no lo hace.

En la próxima le cuento más. Mientras tanto le digo que toca luchar. Los armenios nos ganamos el derecho a no pagar una valorización que fue calculada para el delito. Debemos organizarnos y movilizarnos, democráticamente, y exigir la suspensión de los cobros y la revisión de otro mecanismo para financiar las obras que sí se requieran. Gracias por el tiempo. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net