Martes, 21 May,2019
Opinión / NOV 21 2018

¡Hágale duro a la máquina!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El proyecto del Centro Cultural La Estación que nunca arrancó, enfrentó los problemas que hasta hoy continúan por la corrupción de la mayoría de los actos del gobierno 2012-2015. Cuando la alcaldesa autorizó un convenio entre la secretaría de Infraestructura y la Edua para hacer movimientos de tierra, materializar algunas compras, y practicar trabajos de acueducto y alcantarillado en la estación, la iniciativa estaba ya envenenada.

El gobierno del ‘mínimo 10%’ se había tirado ya $2.500 millones en el hueco para los invisibles parqueaderos, cuando fue alertado por el ministerio de Cultura sobre la inexistencia del plan de manejo que se tenía que haber dado antes de, pero, como esta fue una administración autoritaria que tuvo como costumbre pasarse por encima de todas las normas, ningún requisito se había cumplido. En esos términos, el proyecto se tenía que joder aunque ya se hubiera gastado la primera plata y repartidas las coimas. 

Por supuesto que el ministerio de Cultura resultó paquidérmico a la hora de hacer algo por Armenia. Mincultura no tiene presupuesto suficiente para atender las necesidades culturales del país, pero le sobra burocracia inútil que se cree genio. Por si fuera poco, el Instituto Nacional de Vías se le atravesó al proyecto como marrano en la cocina y como si supieran de la ingenuidad del alcalde, envió un oficio aduciendo en él que ese organismo era el tenedor legítimo —que no propietario— de los predios del parqueadero.

La estación entre tanto, pasando por lo máximo del abandono, invadida por la miseria, la delincuencia y viviendo por cuenta del buen corazón de María Cristina Mejía, director del Maqui, museo que sobrevive por dos cosas: la primera, porque Dios es muy grande y la segunda por la verraquera de una mujer que se merece con Ramón su cónyuge, todos los aplausos de la sociedad y la cultura regional.

Ante esta penosa historia del Centro Cultural La Estación, sorprende ahora el alcalde en propiedad Óscar Castellanos con la noticia, según la cual, entre la primera y segunda semana de diciembre se firmará un convenio con Invias para que al fin se puedan reanudar las obras de la estación. Si el alcalde es capaz de solucionar el doloroso pasaje del proyecto en mención durante los primer dos meses de 14 que será el tiempo de su mandato, demostrará dotes de administrador público absolutamente desconocidas.

El alcalde sabe todo lo que me duele Armenia y conoce mi línea de conducta editorial siempre abierta a la defensa de los intereses de Armenia y el Quindío. Hago votos porque nada interfiera su propósito y esperaré el convenio como el mejor regalo de Navidad de su política administración. Hágale duro a la máquina, señor alcalde.
 

Twitter: @jorgelieceroroz


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net