Domingo, 22 Sep,2019
Opinión / ABR 08 2019

Honestos y perversos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Difícil encontrar epigramas tan acertados como el que decía Alberto Cortez el cantor argentino   “…el honesto y el perverso son dueños por  igual del universo aunque tengan distinto parecer…” No me pregunten por qué, ni en qué proporciones ni cuál es el papel de cada quien, pero tengo la sensación que este aforismo, aplica con precisión, por ejemplo, a episodios como el de el Eln en el torpe atentado criminal contra las instalaciones de la policía en Bogotá, donde masacraron una veintena de jóvenes. Si alguien se propusiera encontrar la mejor manera de  provocar a los señores de la guerra que desde el gobierno se quedaban sin discurso, no lo hubieran hecho también como ese torpe comando eleno, que les sirvió con honores el plato recalentado de la popularidad perdida.

De torpezas como esas, tan frecuentes que parecen hechas por encargo por algunos sectores alternativos, se nutre la clase dirigente colombiana. Hay que ver, por ejemplo, a la hora de escoger candidatos a alcaldías y gobernaciones como se pulen algunos para buscar refritos recién desempacados del clientelismo tradicional para revestirlos de una barniz demagógico anticorrupción y presentarlos como alternativas, que los hacen tan fácilmente cuestionables que parecen escogidos  por sus futuros contrincantes.

 Honestos y perversos dice Alberto Cortez, dueños del universo, cuáles son unos y cuáles los otros,  cuál el grado de honestidad o de perversidad, difícil consultar una enciclopedia de la naturaleza humana, especímenes hay de todos los calibres; obsedidos por el arribismo, el esnobismo, las mezquindades, las envidias, que nos hacen muy humanos. Se encuentra uno en la vida política quiénes posan de alternativos, con discursos prefabricados y perjuicios aparentes, que tiene entre sus aficiones cotidianas bucear en las culpas de los otros para asignar y distribuir condenas y absoluciones, plausible por demás,  pero que evitan sistemáticamente  asomarse a su propio desempeño, a la administración ladina y politiquera de sus propias ambiciones, que tiene vetado el espejo por temor a que pueda desnudarlos. También estos contribuyen a fortalecer a los sectores dominantes.

Hay en la política actores que se complementan desde orillas diferentes para poblar el mundo político, ofreciendo opciones reales que están a disposición de los gustos del consumidor que debe  elegir de qué manera construir institucionalidad, otras devienen en sectas, en grupitos que posan de alternativos con  retén y peaje  propio que terminan cuadrando por debajo de la mesa las diferencias de poder y de dinero que deja al descubierto cada elección con los sectores corruptos que dicen combatir. Feuditos podridos donde mandan con nombre y apellidos los de siempre, ‘fami-empresas’ para seguir medrando en el mundo del oportunismo con visos de ideología.

 Invito al lector a hacer su propia lista de falsos alternativos. Están más cerca de lo que uno puede imaginar.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net