Miércoles, 20 Mar,2019
Opinión / DIC 23 2018

La bioremediación sí funciona

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Con sorpresa leí el ensayo del profesor de la universidad del Quindío, Diego Arias Serna, publicado con destacada presentación por este diario el pasado domingo, con presuntas “precisiones sobre un artículo publicado sin fundamento científico”, haciendo referencia a mi colaboración de 15 días atrás titulado “Bioremediciación vs. Ptar”.

Al respecto, no es mi intención polemizar con un investigador en física, materia en la que no soy experto. Mi escrito en tales condiciones, tiene su fundamento en dos hechos: primero la ilustración teórica recibida de dos especialistas con debida sustentación científica y pruebas contundentes avaladas por instituciones como la CAR, Corpoboyacá, Aquavalle y Corpocesar, con sus laboratorios debidamente certificados que le dan plena credibilidad a los resultados obtenidos en el saneamiento de aguas y en cultivos como café, caña de azúcar, floricultura, intervenidos con la tecnología EBD-Tech, fundamentada en la aplicación del bosón de Higgs o partícula de Dios. Tecnología implementada con éxito en 20 países. Estos expertos son la doctora Carolina Caviedes, gerente de la Fundación Cultura Preciosa, concesionaria exclusiva para Colombia, con más de veinte años de experiencia en manejo ambiental y bioremediación y el científico Carlos Arana, doctor en física cuántica y especialista en bioremediación, asesor de la Fundación. Segundo, la comprobación en campo, junto con el doctor Jorge Iván Echeverri Correa, asesor del gobernador del Quindío, sobre los efectos positivos de la bioremediación en piloto desarrollado para Acuavalle en su planta de Jamundí y en quebrada que recibe los residuos sólidos de población turística, residencial y de tecnoquímicas con alto impacto, verificando claramente la eliminación de olores, la recuperación del color cristalino al regresar a su fuente natural, luego de recibir la intervención, dando real imagen de recuperación y saneamiento.

Referente a la parte científica, acudí a mi fuente original y auténtica para atender las observaciones del profesor Arias, quienes emitieron ya las aclaraciones pertinentes enviadas tanto al profesor como a este medio informativo, para que los lectores y entidades directamente relacionadas con este campo, juzguen con la debida objetividad y fundamentación. Además la Fundación le ha impartido invitación para visitar el embalse de Tuta en Boyacá, para que él mismo corrobore la efectividad de la tecnología y complemente sus conocimientos científicos.

Al margen y sin decir que este sea el caso del profesor, hay que reconocer que este tipo de alternativas, como otras, tocan fibras de compañías y sectores políticos que ven amenazados sus intereses particulares y buscan mecanismos de defensa. Normal en nuestro medio. Por ahora ¡Feliz Navidad!

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net