Miércoles, 23 Oct,2019
Opinión / JUN 23 2019

La burla del Congreso

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Lamentable que los colombianos estemos acostumbrados a admitir las burlas a las que nos someten los mal llamados padres de la patria cuando se trata de confrontar sus propios y nefastos intereses con los de la inmensa mayoría de colombianos que anhelan un cambio en sus instituciones y una guerra a muerte contra la corrupción.

Y aunque al parecer, queda una luz de esperanza, sobre la fallida propuesta de la Fiscalía, en torno al que fue incluido dentro de los 8 proyectos de ley presentados por Duque con apoyo de partidos políticos en septiembre y cuya nueva presentación se anuncia para el 20 de julio, es necesario lanzar una alerta para que no suceda la mismo. Igual es necesario que el ejecutivo ejerza el liderazgo que le corresponde para sacarla adelante. La corrupción ha cobrado y sigue cobrando a diario más víctimas que el conflicto armado y esto no parece importar a nuestros legisladores; antes, por el contrario, constituye soporte de sus nefastas ambiciones para perpetrarse en el poder e incrementar su patrimonio a costa de sus electores. Infortunadamente somos los ciudadanos con nuestra desidia quienes damos herramientas para que hagan lo que les conviene. La consulta anti corrupción votada por casi 12 millones de colombianos y el proyecto de ley presentado por la Fiscalía, pueden ser presagio de lo que acontezca con el paquete del gobierno. Hay que reconocerlo: contamos con un Congreso que no atiende el clamor general, que solo piensa en lo que a ellos conviene, no en lo que anhela la colectividad. Lo propio ha sucedido con los clamores de reforma a la justicia y a la política: primero se concilia para excluir lo que los afecta en particular y obstruye sus oscuras maniobras corruptas, para armar luego las triquiñuelas que terminan en lo mismo de siempre: En nada trascendental. La ignorancia política de gran cantidad de ciudadanos abstencionistas, contribuye con esta situación, al concluir erróneamente que no votan para impedir que sigan los mismos corruptos. Error grande, pero ¿quién les hace entender esto? 

Igual hay que reconocer, que el ejercicio político está plagado de muchos contaminantes a que debe someterse quien aspire a participar en contiendas y llegar con el carácter suficiente para blindarse y defender a toda costa sus principios y valores. Estas personas son las que necesitamos que surjan y se decidan a participar. La depuración es un proceso complejo, pero inaplazable y en ello la familia y los establecimientos educativos, de formación y liderazgo, juegan papel fundamental que deben asumir.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net