Jueves, 18 Abr,2019
Opinión / OCT 03 2018

La cenicienta del departamento

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Duele profundamente ver cómo la ciudad está al garete, una especie de pequeño barco dejado en el mar sin capitán ni marinos encausándolo por la ruta que lo lleve a su destino. Una ciudad sin dolientes, sin los individuos con sentido moral y voz interior que sepan distinguir entre el bien y el mal.

Armenia es la cenicienta del departamento y se demuestra que así es, cuando después de lustros de abandono político y social se mantiene en las manos de la corrupción que ya completa 25 años ininterrumpidos manejando el poder territorial. La vida en común dejó de ser posible en Armenia hace muchos años, cuando por efectos de la democracia manipulada se eligió alcaldesa a Alba Estela Buitrago, qepd. Desde entonces la dignidad que también significa autonomía, se acabó y sucesivamente han sido elegidos los peores alcaldes.

A los ciudadanos se nos fue la luz; y el voto en tinieblas condujo a la milagrosa capital quindiana a transitar por los más sórdidos y malolientes caminos, a vivir miserablemente en la pobreza moral y entre la suciedad de la indigencia víctima del narcotráfico vestido de micro para malograr vidas humanas, víctimas de las drogas producidas por ‘guerrilleros’ y empresarios del crimen que siguen haciendo el mal a la vista del Estado.

Esto no llegó de sopetón, las cosas que han pasado no han llegado de improviso, ni han aparecido de repente. Todo ha sido planeado por los corruptos que ahora en desarrollo de las mismas perversas intenciones, quieren ser candidatos a la alcaldía en las elecciones del próximo año. Están listos en la meta de salida, no esperan sino que un alcalde encargado para lo que resta de este año y el próximo, se siente en la silla del escondite oficial frente al escritorio donde se engavetan los proyectos de la perversidad pública.

Lo de Armenia es doloroso, y produce risa nerviosa cuando, verbigracia, el alcalde (e) Álvaro Arias Young dice con la mayor decencia que la empresa Amable no ha hecho la ejecución presupuestal que a la altura del primer semestre ha debido hacer. Al otro día el señor José Antenor Ortiz Ávila, a quien nunca debió nombrar Carlos Mario Álvarez por múltiples razones, sale a desmentir al alcalde y sin respeto alguno por la autoridad superior, a hablar duro. El municipio es un circo y algunos creen, que su problema es un dolor de muela infantil. Cómo somos de ingenuos y comecuentos.

Amable no tiene defensa, esa es la principal empresa de corrupción del municipio que cuenta con varias dependencias locales envenenadas con la misma toma. No resiste una investigación de control. Y el señor Ortiz apenas ha visto pasar las aguas negras que corren por esa dependencia sin decir nada.

Twitter: @jorgelieceroroz


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net