Domingo, 18 Nov,2018

Opinión / AGO 14 2018

La consulta anticorrupción

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Uno de los siete mecanismos de participación ciudadana es la consulta popular establecida en el artículo 103 de la Constitución Política y reglamentada mediante la ley 134 de 1994, para garantizar el ejercicio del poder político por parte de los ciudadanos y decidir sobre asuntos de interés nacional, departamental o municipal. 

El próximo 26 de agosto serán las elecciones para votar la consulta anticorrupción, que busca aprobar siete medidas para frenar a los corruptos. Para que sea válido el resultado de las elecciones, debe participar al menos la tercera parte del censo electoral, vale decir 12.140.000 colombianos y para ser aprobada los votos por el sí de cada una de las preguntas, debe ser la mitad más uno de los sufragios. 

Para garantizar que la decisión popular se respete y se aplique, el Congreso de la República debe en un plazo no mayor a tres meses ejecutarla. En caso que no lo haga, el presidente de la República, deberá —en un plazo igual— ejecutarla por medio de decreto con fuerza de ley. 

Esta consulta es demasiado importante porque es el mecanismo adecuado para combatir la corrupción, que es un cáncer terminal que hizo metástasis e invadió todas las entidades del sector público y algunas privadas; y amenaza con destruir la estabilidad y credibilidad institucional.

Desde hace mucho tiempo y en 8 oportunidades, se han presentado al Congreso proyectos de ley para combatir la corrupción y todos han sido derrotados y archivados, porque el foco más grande y agresivo de este terrible mal se encuentra enquistado en el poder Legislativo. La clase política del país que legisla en beneficio propio, de sus partidos y sus gobernantes, han impedido que les recorten o supriman beneficios y gabelas.

Esta iniciativa del partido Verde, ha encontrado resistencia en la mayoría de los partidos tradicionales en especial del Centro Democrático, que la está descalificando como siempre con mentiras y engaños, como el de que si es aprobada será rebajado el salario mínimo. Y con el argumento que es muy costosa y que ya existen suficientes leyes para combatir la corrupción. La consulta solo vale $300.000 millones y servirá para evitar que se sigan robando 50 billones de pesos anuales. 

Los corruptos están blindados porque los organismos de control y judiciales están politizados y permeados por la corrupción, y el código ‘premial’ colombiano es tan garantista y benévolo con los delincuentes que por concierto para delinquir y peculado por apropiación por $22.000 millones el esposo de Luz Piedad Valencia solo recibió 5 años de pena y con estudio y trabajo terminará pagando solo 40 meses y saldrá a disfrutar el botín del ilícito.

El presidente Duque ha dicho que la apoya, aunque tímidamente para no contrariar a su jefe, y que presentará al Congreso un proyecto de ley para combatir la corrupción, que como ha sido habitual no será aprobado. Es indispensable que abandere la consulta, para garantizar el éxito de la misma.

Esta es la oportunidad de reivindicarnos ante la comunidad internacional, que quedó asombrada que haya un país suramericano donde hacen preguntas de Perogrullo como, si desean la paz y la gente dice que no. Donde en las elecciones pasadas tenía la opción del cambio, el progreso, la inclusión social y la derrota de los corruptos, y prefirió el continuismo, el atraso y la discriminación. No podemos ser objeto de una vergüenza más, no aprobando la consulta anticorrupción. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net