Lunes, 21 Oct,2019
Opinión / JUN 16 2019

La crisis se agudiza en el Quindío

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El 2017 fue el octavo año consecutivo en el que el Quindío ocupó el  primer puesto en desempleo. En mayo de 2019 tenemos un desempleo de 18,1% y un subempleo cercano al 70%. Estos son índices de una economía en recesión. 

Las causas de esta situación no son coyunturales sino estructurales. Vienen desde la terminación de la guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, cuando esta última se derrumbó en 1989 y el gobierno norteamericano rompe el Pacto Internacional del café, que era el acuerdo entre los países productores y consumidores del grano que fijaban unas cuotas anuales que debían cumplirse y garantizar un control en la producción mundial y en el precio. Esta decisión hace parte de la nueva política económica neoliberal gringa del libre comercio.

 Una vez roto el Pacto —hace 30 años— los excedentes de café que tenían los países productores, empiezan a salir a inundar el mercado mundial y el precio se vino al suelo. En 1993 fue la máxima exportación del Quindío con 1.800.000 sacos de café —datos de Almacafé— que con esos bajos precios del grano y con la roya llegada al país en la década del 80, empieza la crisis de la cual no hemos salido y difícilmente saldremos. Llevamos 30 años ocupando uno de los primeros 3 puestos en desempleo.

Es en este tiempo que se reduce en el Quindío el área sembrada en café de más de 64.000 hectáreas a menos de 20.000, fincas que ocupaban 100 o más trabajadores en cosecha se redujeron a 20 o 30, porque con el precio del café muy por debajo de los costos de producción, no se puede pagar mejor a los jornaleros, no se puede abonar a las deudas bancarias y tampoco invertirle a la finca para la siguiente cosecha.

Para completar el cuadro, el departamento del Quindío está ocupando el deshonroso segundo lugar en corrupción en el país con las últimas administraciones regionales y locales especialmente de Armenia en las cárceles unos y otros en procesos judiciales. Todos representantes de los partidos que han mal gobernado al país y al Quindío. Esta es la explicación de que el Partido Liberal haya sacado menos de 6.000 votos y Cambio Radical un poco más de 12.000 en la primera vuelta de la última campaña presidencial, mientras la Coalición Colombia sacó algo más de 92.000 votos en esa misma vuelta y entre todos los sectores alternativos en la consulta anticorrupción sacaron más de 160.000 votos.

Las excelentes condiciones de descontento y repudio a las castas políticas dominantes, les dan muy buena opción en el departamento a las fuerzas alternativas para las elecciones de octubre próximo si terminan de concretar candidaturas unitarias a la gobernación, las alcaldías, la asamblea, los concejos municipales y las JAL en Armenia.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net