Miércoles, 20 Mar,2019
Opinión / NOV 04 2018

La gratitud , una virtud con ventajas

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

¿Por qué es importante agradecer?. Muchos estudios han  dado respuesta a esta inquietud, mostrando que los  beneficios de ser agradecido impactan positivamente la vida de las personas. Está asociado a la sensación de bienestar y felicidad , así como a la posibilidad de disfrutar cada momento y lo que se tiene con mayor plenitud. Una persona agradecida, en general se enfoca en lo que tiene y no en lo que  falta. Cuando somos agradecidos desarrollamos una tendencia a quedarnos con el lado optimista de las cosas. Vemos el vaso medio lleno, escogemos  la abundancia, las soluciones y los recursos frente a la adversidad.

 

También ser agradecido beneficia a otros. El agradecimiento es una virtud humana que valora la generosidad y la bondad de los actos de los demás. Muestra que realmente valoramos y apreciamos lo que las personas  hacen por nosotros o lo que nos han dado. Es una actitud extremadamente valiosa para mantener las relaciones interpersonales. Ser agradecido es una cualidad que despierta admiración en el carácter de quienes la poseen. Pero además, tiene otro buen lado y es que agradecer es a menudo tan satisfactorio como recibir.  

Al agradecimiento se oponen el orgullo, la arrogancia y el egocentrismo, actitudes que generalmente nos dejan instalados en la falsa ilusión de que no le debemos nada a nadie, que todo lo podemos solos y que las personas contribuyen significativamente poco a nuestros logros. 

Es posible ampliar la capacidad de experimentar el agradecimiento si se practican y descubren diferentes maneras de expresarlo, que van mas allá de dar las gracias como una formalidad o un convencionalismo social.  El acto de agradecer incluye hacerlo de manera genuina, con conciencia de lo que hacen las personas que están a nuestro alrededor con las que interactuamos permanentemente y que seguramente de cerca o de lejos están cada día haciendo algo por nosotros para permitir que  avancemos y progresemos.

Los pequeños detalles, las palabras, los gestos de cariño, incluso una sonrisa, pueden ser poderosas formas de aceptar que los demás nos aportan cuando dan un consejo, se preocupan por nosotros o hacen esfuerzos por que nos sintamos mejor. Agradecer a Dios, a nosotros  mismos, a la familia, los amigos, a los conocidos y a quienes no lo son, crea una dinámica de buenas y gratas emociones.   

 Alguna vez me sugirieron llevar un “Diario de Gratitud” y la verdad lo he hecho varias veces. Es una buena sensación escribir antes de acostarme todas las cosas que han sucedido en el día por las cuales podría sentirme agradecida. Pero lo es más aun volver a leerlo después de un tiempo para comprobar que la vida misma está llena de mil motivos para dar gracias. Esto resulta especialmente gratificante y esperanzador. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net