Lunes, 24 Sep,2018

Opinión / JUL 11 2018

La importancia de ser padres

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En muchas ocasiones como padres nos preguntamos: ¿Lo estamos haciendo bien?¿Nuestra postura es adecuada y va acorde con las necesidades de nuestros hijos? Para responder estas preguntas es importante tener en cuenta, la forma cómo nos mostramos como figuras de autoridad, el ejemplo que damos y lo coherentes que somos con las reglas. Entender este rol no es fácil, más cuando vemos la transformación en la configuración del patrón familiar, que ha pasado de procesos muy rígidos a otros muy flexibles o ‘nobles’.

Como padres debemos cumplir una función que regule las conductas de nuestros hijos, teniendo en cuenta el equilibrio que proporcionan las normas y reglas vs el afecto y flexibilidad, mezcla primordial en el refuerzo conductual. No se trata de estar en un extremo, la idea es llegar a un equilibrio. 

Si la familia es de padre y madre se debe lograr el empoderamiento de las dos figuras sin que se encuentren en uno de los extremos, lo ideal sería que los dos tengan el mismo nivel de autoridad y fuerza a la hora de criar, teniendo en cuenta siempre la base afectiva. Si en la familia solo está el padre o la madre, este debe cumplir la mezcla y entender que se puede generar un proceso de normas a pesar de tener algunas características de flexibilidad y una base de afecto.

Las reglas del juego en la construcción de las figuras son:

La razón fija: no cambiar inesperadamente.

Claridad: ser claro y conciso a la hora de establecer una regla.

No a la cantaleta: cuando tengo una voz de autoridad no tengo que repetirlo a modo de cantaleta, esto puede ser contraproducente y generar mayor rebeldía.

No desautorizar: nunca como padres podemos desautorizar a la otra figura y menos frente a nuestros hijos, si estamos en contra de una regla establecida por el otro lo mejor es decirlo a solas y llegar a un acuerdo frente a la norma.

Mostrar amor: podemos conseguir hijos más reflexivos y conscientes si permitimos que reconozcan nuestro afecto equilibrado.

Bases afectivas: siempre tener en cuenta que el afecto que le damos a nuestros hijos es vital para ellos, entendiendo que este debe darse de una forma muy equilibrada y donde comprendamos que las reglas claras también son afecto.

Somos más que amigos: derribar la creencia irracional que somos amigos de nuestros hijos, los padres somos más que eso y nuestra postura es muy importante para ellos, la autoridad genera vínculos importantes y seguridad.

www.davidcubillos.com.co 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net