Miércoles, 19 Sep,2018

Opinión / AGO 28 2018

La oleada migratoria

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La llamada tercera oleada migratoria venezolana ha generado una crisis humanitaria sin precedentes que golpea a los países del Área Andina, Chile, Argentina, Estados Unidos y España, para mencionar solo los lugares más buscados por la nueva diáspora; los gobiernos y las organizaciones internacionales como la ONU y la OEA comienzan a reaccionar, no con la celeridad que exige la honda tragedia del pueblo hermano y, en casos insólitos, como la reacción del presidente Moreno de Ecuador, que comenzó a exigir pasaportes a los migrantes y anunció el retiro de su país del grupo de países del Alba. ¡Hágame el favor!

Por millares, habitantes de la tierra del Libertador abandonan despavoridos su patria merced a problemas de toda índole, el manejo fatal y anacrónico de un modelo maltrecho y fantoche inaugurado por Chávez y destruido por Maduro; no es una carrera a las volandas de un pueblo que improvisa su futuro, es principalmente la constatación del fracaso del régimen que volvió inviable una economía rica y opulenta.

La situación es global y así deben entenderlo la agencia para los refugiados (Acnur) de las Naciones Unidas, la Organización Internacional para las Migraciones, OIM, la OEA y todas las naciones involucradas en la migración incesante; poner en marcha, con prontitud y oportunidad, programas fundamentales de abrigo, alimentación y salud, priorizar atención de calidad para niños y ancianos, es decir, como lo acaba de señalar el nuevo canciller de Colombia al secretario general de la ONU, unir las voluntades para crear una política urgente y ponerla en marcha.

El fenómeno de los refugiados y las migraciones de uno a otro confín es pan de todos los días y no en balde se hizo necesario crear estas oficinas especializadas con suficientes elementos y conocimientos para atender la población desprotegida; pero debe ponerse inmediatamente en práctica, pues genera verdadero dolor en el alma el triste desfile de familias enteras deambulando en las peores condiciones, de región en región, una pesadilla y un sufrimiento humano insoportable.
 

Líderes sociales

El país asiste a la eliminación gradual de dirigentes de grupos y movimientos sociales, una macabra y sistemática extinción de ciudadanos que han asumido la vocería de diferentes comunidades y problemas sociales, organizaciones que actúan amparadas en la Constitución de Colombia y en algunos casos, como fruto de los acuerdos de La Habana. En mi sentir, esta situación es inadmisible y el propio presidente Duque, en reunión con los altos mandos militares, ha expresado su preocupación por el avance de estos asesinatos que no pueden convertirse en la práctica de una nueva violencia. ¡Que Dios nos libre!

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net