Martes, 18 Sep,2018

Opinión / SEP 09 2018

La usura comercial

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El pasado mes de julio la Superintendencia de Industria y Comercio sancionó con multas por $2.680 millones a unas 65 empresas no financieras del país por el cobro de intereses de usura, esto es,  por encima de lo autorizado por la ley, entre ellas siete del Quindío.

Tales empresas se dedican al préstamo de dinero o las ventas a crédito, una modalidad que en muchos casos es utilizada por establecimientos comerciales con ciertos mecanismos que disfrazan ese cobro de intereses, como son los llamados estudios de crédito, gastos de cobranza, gastos de administración, entre otros, que deben ser igualmente objeto de investigación por parte de las entidades como la propia SIC y las inspecciones de protección al consumidor que operan los municipios. De esa manera se abusa de la necesidad de quienes requieren algún bien o servicio, pero deben como única alternativa posible acudir al sistema crediticio.

Hoy hago referencia a un caso puntual, con la empresa Falabella. Un seguro de vehículo contra todo riesgo contratado por su intermedio con una de tantas aseguradoras, y con pago diferido a un año bajo el amparo de tarjeta de crédito CMR, establece cuota redondeada de $87.000 mensuales, con corte límite al 15 de cada mes. Por alguna razón, el cliente olvida por un mes cancelarla dentro de tal término y cuando ingresa el 1 del mes siguiente para cancelar por vía electrónica, encuentra la sorpresa que aparte de la acumulación de la cuota del mes siguiente con la vencida, por $177.000, se había elevado el valor a cancelar a $202.000, es decir, con $25.000 de recargo sobre una cuota de $87.000 vencida 16 días, lo cual equivale al 29%. En la facturación del mes siguiente, la cuota mensual de $87.000, bajó a $77.000, es decir, con una presunta disminución de $10.000, lo cual baja el interés cobrado al 17% por 15 días de mora tan alto, que resulta haciéndole competencia al gota gota. La explicación que da la dependiente de Falabella cuando se le solicita, es: No son solo intereses, sino también gastos de cobranza. Una gestión que ni siquiera tuvieron que realizar, porque tampoco se toman la molestia de llamar a recordar oportunamente para evitar este contratiempo tan costoso.

El anterior es solo un ejemplo, pero muy posiblemente es aplicable a otras organizaciones que operan con sistema similar y que debiera constituir razón suficiente de investigación para la Superintendencia que tan efectiva gestión ha realizado en la defensa del consumidor, develando y sancionando reconocidos carteles ilegales a grandes y reconocidas compañías multinacionales de  producción que operan en Colombia. A propósito sería bien interesante saber si tales sanciones pecuniarias efectivamente han sido canceladas.

@Alarce4

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net