Lunes, 23 Sep,2019
Opinión / JUL 30 2019

Literato y político

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Mario Vargas Llosa como intelectual y veterano escritor, representa una de las plumas más representativas en lengua española; a menudo incursiona con notas periodísticas en la vida económica, política y social, para luchar por la defensa airosa de la democracia dentro de un sistema económico que garantice las libertades.

Hace poco en Bogotá en un encuentro sobre estos tópicos, arreció sus ataques al socialismo y a lo que ha llamado el populismo de izquierda, señalando que “el populismo es una plaga que acompaña la democracia desde el principio de su historia”1, afirmación que acompaño como válida, porque la realidad de los pueblos ha demostrado el fracaso de estas tendencias, principalmente en América Latina.

El brillante Nobel de Literatura se cuida de no pisarle callos al capitalismo salvaje que reina en las finanzas y la economía y menos de mencionar el populismo de derecha y de extrema derecha, que trata de hacer moñona con un caudillismo francamente fuera de tiempo y de contexto.

Si un sistema socialista de corte humanista no es el sistema ideal para Vargas Llosa, y menos, según se observa en su pensamiento político, la social democracia, entonces en qué terrenos desenvuelve su teoría, diferente a un poco disfrazado sistema reaccionario que defiende el capitalismo y la nueva extrema derecha .

Desde luego, es respetable su postura política y económica pero resulta algo insólita su posición, ajena en buena parte su obra que, desde luego, hace parte de una bibliografía básica de literatura hispanoamericana, y cuando en la víspera asumió las banderas de la social democracia y el liberalismo progresista, posiciones cercanas al centro político y, en todo caso, próximas al progreso de los pueblos y al avance social y económico de las naciones.

Ahora, decir que la desaparición de los gobiernos del Este incluyendo a la antigua Unión Soviética, significó el final del socialismo y del comunismo, es un error histórico monumental, que he tratado de refutar en un ensayo escrito en París2, y en el cual señalo como tesis principal que la propuesta de la muerte del marxismo es falsa y que su concepción del mundo y de la vida social y económica, se mantiene vigente en el siglo XXI. 

No niego mi admiración por su brillante pluma, meritorio peruano universal, escritor valioso y brillante, sin duda.

1 Vargas Llosa, Mario. El Tiempo. 25-07-19

2 Echeverri González, Gabriel. 1996. La caída de los gobiernos del Este. En Situaciones, pensamiento político y otros ensayos. Editorial textos y contextos. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net