Jueves, 18 Abr,2019
Opinión / ENE 13 2019

Los antipropósitos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Pensando en el tema de esta columna y teniendo en cuenta que estamos comenzando el 2019, revisé los artículos que había escrito años anteriores. Me encontré con tal cantidad de recomendaciones que sumándolas me resultaron abrumadoras. 

Por un lado, el balance que se hace por estos días ya que es una época propicia para reflexionar, revisar e incluso replantear muchos aspectos, que van desde las cosas más cotidianas hasta aquellas más profundas, que dan sentido a la vida, suele ponerlo a uno en desventaja. Siempre queda algo que no se hizo, no se cumplió, alguna acción importante que consciente o inconscientemente aplazamos o ignoramos. 

Cada año, desde hace mucho tiempo, hago el mapa mental, la lista de deseos, un cuadro de Excel especificando los proyectos a corto, mediano y largo plazo y registrando las tareas específicas mes a mes que me conduzcan a alcanzar las metas y objetivos. Reviso rigurosamente que logre y trato de identificar que me permitió hacerlo, al tiempo que reconozco donde no alcance lo que me propuse. Como dicen, hago la tarea juiciosa.

Pero este año decidí dudar un poco de tanta planeación y volver el asunto mas simple. Pensé que lo mejor era rescatar un par de todos estos propósitos formulados en el 2018 por esta misma fecha y quedarme con los que son los realmente importantes, aquellos que verdaderamente dan significado y bienestar a mi vida, que me ayudan a aprender y avanzar en el propósito mayor de ser mejor persona, en un contexto de amor, equilibrio y serenidad. 

Decidí también concentrarme más en ver con optimismo y esperanza cada día, en dejarme sorprender con lo que nos depara el año que viene , en no quedarme en las lamentaciones, en la culpa, el negativismo, el temor o la falta de confianza en mis capacidades o posibilidades. En tener fuerza de voluntad para mantener las decisiones ya tomadas, con compromiso y motivación y ponerlas en práctica sin dilatarlas o aplazarlas, disfrutando el proceso y no solo los resultados.

En lugar de proponerme mil actitudes nuevas que seguramente no voy a poder cumplir, me dejaré guiar por la convicción de que ser feliz sea algo más sencillo y se trate más bien de retomar lo básico que nos lleve a vivir en armonía con nosotros mismos y con el entorno del que cada uno somos parte. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net