Jueves, 15 Nov,2018

Opinión / AGO 21 2018

Los anuncios del ministro

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El gobierno nacional a través del nuevo ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, ha expresado que en próximos días presentará al Congreso un proyecto de reforma tributaria con algunos cambios que buscan la reactivación económica y la financiación de los programas del gobierno Duque.

Uno de los cambios más sensibles es la reducción de las tarifas corporativas o empresariales en un 85 % y el relacionado con las personas naturales el 25%, que sigue en mi criterio la política de Trump de apoyo a las empresas, buscando aumentar las inversiones extranjeras y mejorar el empleo; en este punto cuando el ministro habló del Sisbén de los ricos, se refirió a la necesidad de identificar con este mecanismo, a los más pudientes con el fin de que tributen, sobre todo cuando están evadiendo el pago de los impuestos.

Favorecer a los empresarios además de recibir fuertes críticas, históricamente ha demostrado que el aumento de nuevos empleos no es tan significativo; no obstante el entusiasmo de la Andi y los empresarios con Duque en la luna de miel, la clase media y los trabajadores perciben en el proyecto un baldado de agua fría, al cual se le agrega el interés del ministro de recortar derechos adquiridos de los pensionados y el aumento de la edad de pensión, desconociendo otras sorpresas que quizás traerá la reforma.

Otra de las ideas es eliminar algunos de los subsidios que los gobiernos sucesivos han venido implantando, sin saber todavía el significado del ahorro para el fisco, en este como en otros aspectos, se observa desde ya que la nueva reforma no se extiende en el apoyo social a la población.

En mi criterio es muy positivo ‘ponerle dientes’ a la Dian para recuperar la cuantiosa elusión y la notoria evasión y lograr, con fuerza coercitiva y controles, un recaudo interesante para las arcas del tesoro público.

Al anuncio válido de cuidar el gasto en el sector salud y en el mejoramiento de la defensa jurídica del Estado, agrega un mayor control del gasto público. Por esta vía y mucho menos por el dinero de los contribuyentes, el gobierno puede recoger el dinero que necesita para el emprendimiento, los programas del nuevo plan de desarrollo y la economía naranja, maravilloso programa y una de las banderas de Duque.

Quiero recalcar que una solución plausible para financiar los programas es la austeridad: Adelgazar al Estado, recaudar por otros caminos, evitar el gasto suntuario, los viajes innecesarios y,claro está, reducir el despilfarro. Hacer rendir el centavo como decían los abuelos.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net