Viernes, 24 May,2019
Opinión / MAY 20 2018

Los problemas de dinero se arreglan con ideas

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Cuando le escuché a un amigo que trabaja en educación financiera la frase “los problemas de dinero se arreglan con ideas”, con la que titulo esta columna, se me vinieron a la cabeza varias imágenes con diferentes matices.

Por ejemplo, que uno de los temas más difíciles en mi consulta es cuando alguien en medio de su desesperación me dice que todos sus problemas emocionales se solucionarían, su depresión desaparecería, ya no permanecería de malgenio y aburrido todo el día, incluso dejaría los excesos con el trago o el cigarrillo, si tuviera el dinero para pagar las deudas o como cumplir con los gastos mensuales de su casa.

Aunque siempre he pensado que esto es solo cierto en parte, no es fácil sustraerse a la fuerza que tienen los argumentos acerca de que definitivamente del dinero depende nuestro bienestar, tranquilidad y como le escuche un día a mi peluquero “la plata no hace la felicidad pero la imita de una manera que parece que fuera verdad”. Todo parecería comprobar que es así. Para escribir este artículo hice una búsqueda rápida en Google acerca de cómo manejar las crisis de dinero y lo que encontré fue lo que siempre oímos: ahorrar, recurrir a préstamos blandos, pero con más frecuencia usureros, contactar a amigos que tienen plata, reducir gastos, entre muchas otras estrategias financieras tradicionales. Sin embargo, viendo más en detalle o repasando casos de personas que han superado los momentos económicos apretados, el tema resulta más esperanzador. Realmente hay mil cosas importantes ajenas a la crisis y el dinero. Y retomé la premisa de amigo para pensar que arriesgarse a armar un “banco” de ideas en los tiempos duros es una buena alternativa.

En medio de las premuras económicas tener pensamientos y opiniones diferentes a las que estamos acostumbrados, es todo un desafío y obviamente ponerlas en práctica, aún más. Pero lo que observo a través de mi trabajo es que sumadas, éstas se convierten en pequeñas acciones que en el día a día terminan haciendo una diferencia positiva. Les comparto algunas.
 

  • Es posible sentirse bien sin que haya plata.
  • Se puede hacer más con menos.
  • Es rentable incrementar los activos emocionales.
  • Reajustar valores y ver lo que es realmente importante es una ganancia significativa en la vida.
  • Mantener recursos valiosos como el respeto, la consideración, la ternura y el amor aportan en tranquilidad para ver otras opciones financieras.
  • Pronosticar lo que pasará si no se consigue el dinero que se requiere, no tiene un efecto real productivo.
  • Bajar el tono a las discusiones sobre el dinero y evitar hablar todo el tiempo sobre el tema, da más claridad para encontrar soluciones económicas.
  • Estancarse en los aspectos negativos quita energía que se requiere para buscar alternativas y salidas.
  • Culpabilizar y criticar son dos acciones poco productivas. Lo que es más efectivo es hacer cosas concretas para que la situación sea diferente.
  • Siempre habrá oportunidades, pero hay que construirla no dejarla a la suerte o al azar.
  • Pedir ayuda no es una debilidad, es generar sinergia . Las afirmaciones del tipo “dos cabezas piensan mas que una” o “los problemas divididos son mas livianos”, son ciertas.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net