Martes, 13 Nov,2018

Opinión / AGO 24 2018

Luna de locos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Ya viene el Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales, un proceso pedagógico y cultural, que pretende que leamos más y pensemos mejor. Desde hace 11 años se viene haciendo el certamen en el Quindío y, algunas veces, como ahora, se visitará en Caicedonia a los estudiantes de literatura de la universidad del Valle.

Cada año, a pesar del éxito nacional del encuentro Luis Vidales, se hace más difícil mantener este emprendimiento cultural en el departamento. Somos muy frágiles los grupos culturales, y el Estado, en todas sus versiones, parece un sonriente e interesado enemigo de las iniciativas culturales.

Para el año 2018 fue elegido el tema de las literaturas fantásticas, y así se ha intervenido en las 14 instituciones públicas de Calarcá, con el objeto de sensibilizar a los estudiantes y docentes sobre los géneros y líneas temáticas que dan cuenta de la imaginación de autores nacionales y universales. El ciclo pedagógico, iniciado meses atrás, terminará los días 3 y 4 de septiembre en una maratón que exhibirá los productos de los estudiantes en Calarcá.

Este proceso, referenciado como paradigma de un proceso de fomento de la lectura, se emparenta bien con el Festival Internacional de Poesía Luna de Locos, que en Pereira tiene el apoyo estatal y el respaldo de la cámara de comercio de esa ciudad.

Invitan, desde el lunes 27 de agosto al sábado 1 de septiembre, a 40 poetas de Colombia y el mundo, y convierten a Pereira en la capital mundial de la poesía, ya que los medios de comunicación registran los eventos y los mismos escritores hacen sus textos sobre la visita. El año pasado, por ejemplo, el escritor español Ernesto Pérez Zúñiga hizo una crónica sobre Risaralda y también sobre el Quindío, por su intervención en el Luis Vidales de Calarcá.

El poeta Giovanni Gómez, gestor de esta iniciativa, como lo es hace 20 años de la revista de poesía Luna de Locos, ha logrado consolidar un trabajo excepcional en Pereira. A la par que promueve la poesía como un valor estético, convierte al arte en una oportunidad de turismo cultural. Su festival nos da la oportunidad de rebelarnos frente a los dictados del mercado editorial, cuya tendencia contemporánea es ignorar a la poesía escrita.

El festival Luna de Locos es una posibilidad cultural para todos los quindianos y hace realidad la intención política de los gobernadores de la zona de consolidar la Región Administrativa y de Planeación del Eje Cafetero, que podría servir para intercambios culturales de mayor calado.

El Quindío, en convenio con las universidades de Caldas y Tecnológica de Pereira, podría formar a los aspirantes de pregrados y posgrados en arte, cofinanciando sus matrículas, hospedajes y sostenimiento, de tal manera que aprovechemos la oferta de esos departamentos en letras, artes visuales y música.

La región necesita una gran feria del libro, que potencie los esfuerzos realizados en cada uno de los departamentos, y que pueda financiar la presencia de editoriales tradicionales y alternativas, y la visita de notables escritores del mundo, que vengan a ratificar la idea de que la literatura, como todo el arte, le da un sentido trascendente a la cotidianidad.

La mesa está servida en Pereira y Calarcá. El llamado es a probar la dulzura de la vida a través de la literatura.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net