Jueves, 15 Nov,2018

Opinión / AGO 02 2018

Maestros por la vida y la paz

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Esa mañana del miércoles 25 de julio, antes de salir para el trabajo miró extrañado a su hijo, quién permanecía aún en casa. ¿Qué pasó con el colegio?, preguntó. Vamos a marchar junto a los maestros, porque exigen seguridad para sus vidas y el cumplimiento de los acuerdos firmados. Lo miró extrañado: ¡Otro paro! Este es el tercer paro del año. El primero se cumplió el pasado 21 de febrero también de 24 horas. Después vinieron los del 9 y 10 de mayo. Los maestros respondieron con el paro por la muerte de los 22 líderes sociales en lo que va del año, entre los cuales se cuentan 2 maestros asesinados. Querían con padres y madres de familia una mejor educación y garantías para disfrutar la vida.
 

Además el paro fue conclusión de un proceso de negociación entre la Federación Colombiana de Educadores, Fecode, y el gobierno. Con la movilización nacional de febrero 28 de 2017 los maestros presentaron un pliego de peticiones con treinta puntos resumidos en siete ejes: político-educativo, carrera docente, económico, bienestar, salud, prestacional e institucional. Sin respuesta por parte del gobierno, los maestros entraron en paro el jueves 11 de mayo. Durante 37 días quedaron sin trabajar 320.000 maestros y 8 millones de estudiantes sin clases.

En los dieciséis meses transcurridos se han cumplido doce puntos, quedan otros álgidos para garantizar estabilidad económica, equidad socioeducativa, bienestar en salud y calidad educativa. Según El Espectador faltan por cumplir los siguientes puntos: Financiación de la educación: implica una reforma estructural del Sistema General de Participación. Cobertura de preescolar: ampliar la del grado de transición hasta llegar al 80%.

Comisión tripartita: encargada de diseñar un proyecto de ley sobre el Estatuto de la Profesión Docente. Salud: concluir el actual proceso de contratación del servicio de salud. Fortalecimiento del Fomag: con este fondo del magisterio, el gobierno se comprometió a subsanar el pasivo prestacional de la Nación y las Entidades Territoriales Certificadas. Pago de deudas: como punto hablado en la mesa de negociación es clave para garantizar el futuro económico de la educación.

Los logros de las seis reuniones cumplidas entre ministra de Educación y Fecode son válidos como consecuencia del paro. Pero la falta de celeridad por parte del actual gobierno para avanzar en los aspectos faltantes podría motivar otros paros, máxime que aquellos puntos incumplidos quedarán en la agenda del próximo presidente. Parece que el paro es la única salida para garantizar una buena educación de los niños y jóvenes de Colombia. Los maestros así lo comprenden a pesar de las dificultades, incluso sobre la posibilidad de ser muerto. En Verdad y Memoria, Fecode registra en sus archivos que en enero 10 de 1977 asesinaron al primer maestro. Desde entonces han matado 1.000, pero solo sindicalizados, y cuentan en 10.000 los amenazados. Realidad macabra para un país civilizado y que espera convertirse en el más educado de Latinoamérica. La educación es un arma efectiva para lograr la paz.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net