Lunes, 15 Oct,2018

Opinión / FEB 08 2018

Máquinas traga-jóvenes

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El origen de muchas ciudades en el Tercer Mundo obedece al desplazamiento forzado de los poderosos a través de las multinacionales debido al interés por apropiarse de los recursos de la naturaleza.

Además de la violencia se utilizó los medios de comunicación para ayudar al éxodo. La TV cumplió un protagónico papel en este propósito. Mostró a través de telenovelas y cine comercial ciudades sembradas de luces, lujos, confort y oportunidades.

Los migrantes forzados o seducidos encontraron que las fuentes de empleo eran oficios temporales en un comercio que crecía de una manera caótica y en la informalidad. Ante la falta de lugares de vivienda se vieron obligados a invadir terrenos baldíos donde proliferaron barrios subnormales. Allí nacieron muchos niños cuyo futuro laboral era incierto.

Así, la natalidad descontrolada y la concentración llegó a proporciones insostenibles hacinándolos en grandes urbes de acero y cemento creando colmenares de zánganos improductivos que solo consumen. 

Fueron diseñados para esta nueva sociedad los centros comerciales a la que se les ofreció: diversión light, comida chatarra o basura; cine enlatado de guerra o terror; ropa de marca cuya moda cambia cada tres meses; aparatos digitales de punta con obsolescencia programada; gangas, rifas, premios; tarjetas de crédito para que consuma ahora y pague después, obligando a estas nuevas generaciones empeñar su futuro.

Los hijos de los migrantes como una masa móvil se desplazaron de la ciudad física hacia una realidad virtual. La internet fue la puerta para ingresar a ese nuevo universo. Los adolescentes cibernautas inclinados sobre máquinas digitales ausentes del mundo real navegaron en busca de conexiones a través de correos electrónicos que los puso en contacto con personas distantes y desconocidas. Algunos lograron negocios, amigos, trabajo, matrimonios.

Después surgieron nuevas aplicaciones como Facebook que permitió a los usuarios construir una identidad paralela donde se diseñan perfiles y gustos para conquistar relaciones ideológicas, comerciales y sexuales.

Paulatinamente aparecieron los portales donde se configuraron las llamadas redes sociales en las que inicialmente anónimos colgaron fotos y videos. Varios de estos consiguieron un buen número de seguidores y pasaron a la modalidad de youtuber, con nombre propio o seudónimo vendieron ideología política o comercial. En esta misma perspectiva surgen grabadores de tatuajes, influenciadores comerciales, chicas o chicos webcams especializados en shows eróticos. Y más recientemente, expertos en maquillaje masculino…Entonces, la realidad emigró a la internet.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net