Martes, 20 Ago,2019
Opinión / JUL 13 2019

¡Marchamos por Salento!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La juventud salentina, liderada por el colectivo de ReEvolución y apoyada casi que espontánea y firmemente por diferentes organizaciones e iniciativas ciudadanas del Quindío, ha logrado la mayor convocatoria registrada en la historia del llamado ‘Municipio Padre’. 

Un día soleado acogió a más de 6.000 manifestantes. Colorida, diversa y colmada de cánticos reclamando el respeto por la Tierra y la vida, la marcha se extendía al menos por ocho cuadras repletas de alegría. El calor abrazador no aminoraba la fuerza de la voz protestando por la amenaza minera. 

Grupos solidarios de las Marchas Carnavales del Tolima, Caldas y Antioquia, ciclistas que de manera masiva y desde Armenia acudieron al llamado, barras futboleras, artistas en zancos, niños y niñas con sus caritas pintadas, jóvenes beligerantes, adultos decididos, mayores comprometidos, tambores que retumbaban, gaitas con alegres ritmos, decenas de banderas ondeando, el comercio cerrado en apoyo a la marcha, fue una muestra de rechazo unánime a quienes apoyan la agresión contra el territorio. 

La demanda del acuerdo municipal 01 del 27 de febrero de 2019, por parte del gobierno departamental ante el Tribunal Administrativo del Quindío, y su posterior anulación por parte de este, detonó de inmediato el rechazo generalizado. No valió la pretendida aclaración de la gobernación. Por el contrario, acrecentó la indignación. 

Se recordó cómo los gobernantes prometen y se comprometen con las comunidades en épocas electorales y luego en la plenitud de sus mandatos se olvidan de lo pactado. Con la de Salento ya suman cinco marchas carnavales por el territorio, el agua y la vida. Pero al parecer gobernantes y tecnócratas no han comprendido el llamado de la ciudadanía. 

Es de resaltar cómo ante el llamado del gobernador a la firma de un pacto por la defensa de la biodiversidad y el paisaje de Salento y el Quindío en plena plaza frente a la alcaldía, la respuesta de la inmensa mayoría fue quedarse frente al atrio de la iglesia, desconociendo lo que se pretendía presentar como un logro desde la institucionalidad. 

Llama la atención cómo la propaganda gubernamental, durante los últimos días hacía un llamado al concierto apoyados por ellos y desconocía por completo la convocatoria a la marcha por la defensa de la tierra del árbol nacional, la palma de cera del Quindío. Por igual, de manera generalizada quienes nos manifestamos por la vida no acudimos al espectáculo. 

Marchar por Salento era marchar por el territorio. Defender Salento es salvaguardar el territorio. Ante quienes promueven la minería, se levantó la voz ciudadana cada día más comprometida con la defensa de la vida. Una vez más la comunidad quindiana se manifestó contra la agresión de la locomotora minera. 

Una sociedad sostenible aún es posible. Tenemos derecho a una vida digna para quienes habitamos el territorio. Debemos reiterar que solo con diálogo social es posible construir una paz duradera. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net