Martes, 21 May,2019
Opinión / ENE 30 2019

Mejor, unidos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Ya está bueno. Hasta cuándo vamos a entender que solo somos colombianos, a mucho honor y orgullo y eso significa que tenemos una patria a la que le estamos haciendo mucho daño por cuenta de los gentilicios a los que nos acogemos de manera absurda: uribistas, petristas, duquistas, farianos, elenos, bactrimnistas y quién sabe cuántas más maneras de atomizar la dignidad de lo realmente grandioso: ¡ser colombianos! No hay cabida para cerrar filas, ciegamente ante otros intereses hasta el punto de cambiar de bandera, rasgando la nuestra en girones, cambiando el significado de los colores y rebautizándolos para honrar divisiones que nos dañan gravemente.

Yo no veo el beneficio de la división liberal y conservadora, por ejemplo,: lo único que trajeron fue violencia y atraso, todo por cuenta de un liderazgo que en vez de propender por la unión y el espíritu de cuerpo, simplemente ha conducido a nuestra nación a una guerra fratricida. Y peor aún, los ‘partidos’ que han seguido naciendo sin lograr, ninguno de ellos consolidar una propuesta incluyente y verdaderamente justa. Detrás de cualquier movimiento ‘nuevo’ se esconden los fantasmas del odio y el enfrentamiento destructivo de experiencias anteriores de tal manera que ninguno funciona, logrando aglutinar al colombiano raso en una sola dirección, campesino o citadino; finalmente el resultado es el mismo: corrupción y traición a la patria. Desde el polo, pasando por el centro y llegando al otro extremo, nos encontramos con un camino lleno de intereses personales, gente mentirosa y sin valores, cada quien más mañoso que el otro dando el peor espectáculo de anarquía y burla. Convocando a marchas incendiarias para impedir gobernar, solo para eso y nada más, o rodeándose de ‘falsos amigos’ para burlar a la justicia a través de jueces de mentiras y entidades de control envenenadas, y así, permeando desde cualquier esquina con ‘chuzadas’, falsos testigos, calumnias, negociados y cualquier otra forma de podredumbre, los espacios en los cuales algunos colombianos de bien intentan enderezar las cosas.

Triste realidad la nuestra. Atrapados entre narcotraficantes y ladrones de cuello blanco, jugándole el juego a algún ‘patrón’ inescrupuloso y matándanos entre todos. ¡Vaya concepto de patriotismo y unidad! ¿Hasta cuándo entenderemos que hay que derrotar esos graves pecados y unirnos como colombianos?

[email protected]


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net