Viernes, 21 Sep,2018

Opinión / AGO 24 2018

¿Meros revuelos?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Según la Real Academia de la Lengua Española, revuelo es sinónimo de turbación, confusión, agitación. Pues bien, cuando se repasan los siguientes acontecimientos de los últimos días relacionados con el difícil momento del ordenamiento territorial en Armenia, podría pensarse que el ‘enfermo terminal’ estaría presentando alguna esperanza de vida: “Se adelantó debate de 8 horas en el concejo municipal sobre la problemática del ordenamiento territorial en Armenia” —julio 28—; “En mesa ampliada de trabajo el mandatario municipal se reunió con el gremio de la construcción, delegados de la academia, la autoridad ambiental y profesionales expertos en desarrollo sostenible y medio ambiente, para acercar posiciones en relación con los estudios que posee el gobierno local y expectativas de la revisión del POT” —agosto 6—; “Tras 6 años de obligatoriedad legal, el alcalde convoca, por primera vez, la comisión de ordenamiento territorial municipal” —agosto 14—; “Se instaló oficialmente el consejo municipal de desarrollo económico, órgano asesor de la administración municipal en formulación de planes, proyectos y programas encaminados a generar progreso económico para el municipio de Armenia” —agosto 16—; “Investigadores de la Uniquindío, y el clúster de la construcción de Armenia establecieron hoja de ruta para abordar soluciones a la problemática del desarrollo urbano de Armenia” —agosto 17—. Sorprendente la frecuencia de este tipo de reuniones, a pesar de su desarticulación y descoordinación. Por ahí es la cosa, hay que meterle participación ciudadana a los procesos de ordenamiento territorial. La planificación hace rato dejó de ser cuestión de fe impartida por sabios y hechiceros desde los escritorios.

El año anterior expuse en seis columnas mis comentarios sobre la ley 388 y la evaluación de los POT de primera generación y como conclusión afirmé, entre otras cosas, que en Armenia el cumpleaños de la ley 388 de 1997 “se celebró de una manera muy especial: la Procuraduría General de la Nación, no solo anunció desde esta ciudad los lineamientos de su gestión con respecto a la protección del ambiente y en defensa especial del Paisaje Cultural Cafetero, PCC, sino que mediante denuncias concretas sacudió el tradicional ‘laissez faire’ con que algunos irresponsables han venido interviniendo el territorio del PCC.

Asimismo, afirmé que “este sacudón institucional... es oportuno y necesario para que los actores que construimos ciudad —dueños del suelo, urbanizadores, promotores inmobiliarios, autoridades de planeación, autoridades de control, curadores, gremios y ciudadanía en general— recordemos nuestra responsabilidad con el territorio”.
Nota: hay que transformar los ‘revuelos y revuelitos’ en propuestas serias y estructuradas de conformidad con la complejidad de los problemas.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net