Martes, 13 Nov,2018

Opinión / JUL 28 2018

Muchas gracias

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Señor presidente Juan Manuel Santos: quizás por ser Quindío un territorio tan pequeño —pero grande en corrupción—, nunca llegue a leer esta columna, pues los medios locales tienen poca influencia en el contexto nacional. Sin embargo, no dejaré de opinar algunas cosas fundamentales realizadas durante sus ochos años de gobierno. 

Primero que todo, en el Quindío quedó un sabor amargo no haber sido usted el que ordenara asignar los recursos para realizar las consultas populares de los municipios de Córdoba y Salento. Luego, estaría seguro que la mejor estrategia de su gobierno fue haberse declarado sin fondos para evitar este tipo de participación ciudadana. Segundo, ha sido muy lamentable no haber impulsado una política pública para reducir la miseria y el desempleo en la región, omitida por el ‘cartel de la sotana’ departamental.

Y no todo puede ser negativos cuestionamientos a su gobierno. Los que lo critican —entre ellos yo— no podemos desconocer los avances que ha tenido el país en materia ambiental. 43 millones de hectáreas de áreas protegidas, es de aplaudir. Que se haya reconocido el parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete como Patrimonio Mundial Natural y Cultural, también es un aporte fundamental para la paz con el medio ambiente. 
Usted hizo más señor presidente por el medio ambiente que por reducir el resto de violencias apoderadas en muchas regiones de la nación. Luego, activar la utilización del glifosato, alimentará más el conflicto y afectará la salud humana y animal. Sin embargo, hemos podido vivir unas elecciones presidenciales —primera y segunda vuelta—, sin alteraciones al orden público. Al que ganó, se le olvidó reconocer que el ambiente de tranquilidad conseguido se debe gracias al acuerdo de paz. Usted presidente Santos, entregará el mando al nuevo presidente con un grupo subversivo menos. 
Y lo mismo hizo Uribe en sus ochos años. Dicen que ‘desmovilizó’ el paramilitarismo. 

Tradicionalmente, los anteriores ex jefes de Estado, se dedican a unas merecidas vacaciones y a recorrer Europa. Luego, comienzan a dictar cátedra de moral desde el exterior. El anterior a usted, patrón del Ubérrimo, una vez terminó su turno, se dedicó a sembrar odio a lo largo y ancho del país, y, así, de nuevo llegó a la presidencia en cuerpo ajeno. No soy nadie señor presidente para decirle qué hacer con su vida una vez entregue la Casa de Nariño, pero es necesario seguir defendiendo su legado. Es la oportunidad para recorrer las universidades, y asistir a todo tipo de foros para que le explique a los jóvenes y al resto de ciudadanos el valor que lleva implícito haber podido pactar la paz con el grupo guerrillero más antiguo de América Latina. 

Queda por decirle muchas gracias por lo que hizo por las nuevas generaciones.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net