Sabado, 22 Sep,2018

Opinión / ENE 11 2018

Negociación en suspenso

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El 7 de enero de 1965 una veintena de bandoleros asaltó el municipio de Simacota (Santander). Tras descender por la llamada cordillera de Los Cobardes, iniciaron la toma asesinando cuatro policías que protegían la población.

Una vez eliminada toda resistencia procedieron a saquear las arcas de la Caja Agraria y Bavaria. Finalizando su acción  reunieron a los pobladores para leer el ‘Manifiesto de Simacota’, documento que convertirían en carta de navegación de una nueva organización guerrillera.

El lugar escogido no fue fruto del azar pues cerca de allí estaba El Socorro, tierra de José Antonio Galán, pero además porque Simacota es la cuna del fraile Ciriaco de Archila quien en el siglo XVIII difundió el ‘Manifiesto Comunero’ uno de los primeros escritos contra el dominio de la monarquía española.

En el documento daban a conocer su punto de vista sobre las condiciones de los obreros y la propiedad agraria, entre otros. Asumiendo una posición antiimperialista también expresaron su deseo de derrocar el gobierno convocando a los protagonistas del conflicto social a enfrentar la oligarquía.

Un par de horas estuvo la población bajo control de la guerrilla. El Ejército hizo su aparición con un pequeño destacamento proveniente de El Socorro. Previo a la toma, los guerrilleros habían instalado explosivos que hicieron estallar al paso de las tropas asesinando dos soldados. En el enfrentamiento fue ultimado un insurgente conocido como ‘Capitán Parmenio’.

El documento difundido en Simacota estaba firmado por Fabio Vásquez Castaño y Víctor Medina Morón. Estos dos personaje habían viajado a Cuba a mediados de 1962, para cursar estudios universitarios en medio de la más grande crisis de la guerra fría. Ante un inminente ataque norteamericano, el gobierno cubano ofreció repatriarlos pero algunos de ellos pidieron entrenamiento militar para adelantar un proyecto guerrillero en Colombia.

Del grupo inicial siete culminaron el adiestramiento, entre ellos Medina y Vásquez. En la isla juraron luchar bajo la consigna “Ni un paso atrás” añadiendo “Liberación o muerte”, lema enarbolado por Fidel y sus barbudos.

Así surgió el Eln un grupo armado con un discurso radical y un historial de contradicciones internas. En el libro Colombia: una nación a pesar de sí misma del historiador David Bushnell, el Eln es descrito como “un modelo de guerrilla terrorista de izquierda que tenía la peculiaridad de reclutar a sus combatientes entre jóvenes descontentos de clase media”.

A partir de los 80 todos los mandatarios adelantaron diálogos con esa guerrilla en un esfuerzo por consolidar un escenario de negociación. Solo hasta el 6 de marzo de 2017 se instaló, por primera vez, una mesa de negociación entre el gobierno y esa guerrilla. En septiembre se firmó en Quito un cese al fuego y de hostilidades de carácter temporal y bilateral. El plazo se extinguió el pasado martes y de inmediato se presentaron dos ataques criminales uno a las tropas y otro a un oleoducto.

El escenario futuro es incierto, ambiguo, de desconfianza por parte de la sociedad, gracias a las acciones violentas y el lenguaje críptico de los elenos.

Gabino líder de esa guerrilla estuvo en Simacota, vivió la violencia bipartidista de los 50, la Guerra Fría, la caída del muro de Berlín, el acercamiento EE.UU. y Cuba, la negociación con las Farc. Su actitud tozuda al igual que la de sus camaradas, llevará al proceso a una fase crítica cuyas consecuencias son imprevisibles.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net