Lunes, 15 Oct,2018

Editorial / OCT 11 2018

¡No es para tanto!

El problema es ese. Suena bien decir que para las fiestas todos ponen, pero por momentos lo que se aprecia en las piezas publicitarias son más patrocinadores que recursos.

Podría aplicarse la frase reverente de los mayores, cuando según en el momento y la oportunidad lo señalaran sin parpadeo: ‘La situación no está como para fiestas’. Y esa lectura tendría sentido en una coyuntura atravesada por desconcierto, incertidumbre y mucho de interinidad. Que la ciudad está triste y preocupada es obvio por lo que viene pasando. Que en el Quindío hay desaliento pues las expectativas de cambio y transformación estructural de gobierno que se esperaban siguen en fila. Hay muchos motivos como para que el acento de las fiestas de Armenia no tengan el ímpetu, ambiente, patrocinio y contenidos de otros años; pero tampoco es para tanto.

Los recursos de la administración municipal para auspiciar las fiestas que pasan en buena medida por el recaudo de la estampilla, ha tenido una baja ostensible este año y por eso hace unas semanas escuchamos a la directora de la Corporación de Cultura y Turismo, María Fernanda Fernández Granada, advertir que para este año le apostarían a una comercialización más agresiva. La corporación, según la funcionaria siempre pone un presupuesto de entre 400 y 500 millones de pesos que se llevan prácticamente los desfiles y los institucionales, pero este año se redujo de manera apreciable ese rubro.

El eslogan particular para este año: ‘Las fiestas son de todos’ tendría valor y sentido si hoy la ciudad respirara otro aire. El ambiente hace rato está contaminado por los malos olores de la corrupción y eso se refleja en todo. No en vano, el alcalde Castellanos habla de reconstruir y recuperar la confianza de la gente en la institucionalidad. El problema es ese. Suena bien decir que para las fiestas todos ponen, pero por momentos lo que se aprecia en las piezas publicitarias son más patrocinadores que recursos.

Si el sector privado no le ha apostado en su abrazo patrocinador a las fiestas, permite colegir que el tema de la confianza no solo se cocina hacia dentro, sino que su olor está llegando más lejos. Contrasta ‘dramaticamente’ con el auspicio y apoyo de empresas tradicionalmente patrocinadoras en Armenia, con las inversiones que hacen, se reflejan y suenan en fiestas de otros municipios, y solo como ejemplo, revisemos la programación de Alcalá, vecino del norte del Valle del Cauca.

Está bien la proclama turística y de orgullo tradicional que reza que “Las fiestas de Armenia se han convertido en la expresión cultural y artística que exalta el trabajo de nuestra gente, nuestras costumbres y lo maravilloso de nuestra cultura cafetera, con el único objetivo de fortalecer el patrimonio de nuestra ciudad. Para ello la Corporación de Cultura y Turismo, entidad encargada de organizar y efectuar esta gran agenda en Armenia, convocó a gestores, promotores y gremios, para que se sumaran a la nutrida programación con actividades de alta calidad y variedad para propios y visitantes”, así lo expresó en su momento la coordinadora de estas calendas. De allí a lo anunciado, viene la dura tarea de recuperar lo que por siempre fue patrimonio y que hoy es manchado por las tantas noticias negativas que azotan a la ciudad y minan el ánimo.

Que se salven las celebraciones, entre otros certámenes el XXX Desfile del Yipao, la presentación del concurso de duetos Hermanos Moncada que realza la cultura andina campesina; el reinado de la Chapolera; el desfile Cuyabro; el salón de artistas, certámenes culturales que se enmarcan en el Paisaje Cultural Cafetero y las exaltaciones como el Cordón de los Fundadores al médico Hernán Jaramillo Botero, la medalla al mérito cultural a la Academia de Historia del Quindío, y la medalla al mérito cívico a la Fundación Quindiana para la Atención Integral. Que haya algunos motivos para digerir y sonreir.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net