Domingo, 15 Sep,2019
Opinión / ABR 13 2019

No lea a Fonseca

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En esta ferviente época de Semana Santa, ore piadoso, hermano. O viaje en bus por pueblos quindianos, si carece de dinero. Vaya a Salento y cómase un tieso patacón. Viaje hasta Buga con toda su familia y cumpla alguna promesa.

Si tiene dólares, euros, yenes o bitcoines, (¡guácala!, los pesos colombianos), por diversos medios déjeles saber a sus amigos, pero en particular a sus enemigos, que viajará al extranjero. Diga en voz alta “¡Dubái!”. Afirme que se entrevistó con el jeque Mohamed bin Rashid Al Maktum. “Me hospedé en el Burj Khalifa”. O quédese inmóvil, horas completas y parándose solo para orinar, mientras lo sodomizan las hipnóticas series de Netflix, pero le suplico, hermanito, no lea al despiadado Fonseca, quien pronto cumplirá 94 años. Rubem se me parece al vampiro de Kinski, en Nosferatu. No se deje cautivar por esos crueles cuentos, transgresores de toda ética, breves o extensos y su flamígero estilo fotográfico, diálogos y descripciones que nada respetan. Cuídese de leer sus novelas, que al exsenador brasileño Dinarte Mariz le hicieron comentar, en 1977: “Lo que leí me espantó, me puso los pelos de punta; es pornografía del más bajo nivel, no hay página en que no se vean los rincones más oscuros del país. Además de ser censurado, el autor debería ir preso”. Lo lee, hermano, y no volverá a comulgar. O no asistirá en paz a las prédicas del pastor. Se considerará puesto en evidencia por los personajes que reptan entre la narrativa de Rubem. Que los protectores ángeles Yeialel, Harahel y Umabel, te libren esta Semana Santa, y después, de los libros de Fonseca. ¿Historias de amor? No. ¿Amalgama? Menos. ¿Ella y otras mujeres? Nunca. ¿El cobrador? ¡Dios nos resguarde de estos cobradores! Continúe siendo el reposado ciudadano por cuya curiosidad jamás pasará leer a Fonseca. En sus perennes o intermitentes lecturas, manténgase distante de las obras de tan inhumano espécimen literario brasileño, nada conveniente para el integral ejercicio de la ética. Un Quentin Tarantino de la prosa, los temas y argumentos con desenlaces poco frecuentes en este tipo de cuentística. En particular, del brutal subgénero llamado hardboiled, en cuya presencia Bukowski, Pedro Juan Gutiérrez, Miller, Hammett o Chandler, son candorosos autores. Que no lo provoquen mis palabras. Suficiente y acogedora bibliografía de superación personal lo aguarda con amplio surtido de esperanzas y terapéuticas propuestas de paz interior. Con tentaciones así, te rogamos nos concedas, Señor Dios nuestro, gozar de continua salud de alma y cuerpo, y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre virgen María, vernos libres de las tristezas de la vida presente. Este año, cuando serán dos los premios Nobel de Literatura, propongo a la Academia Sueca, desde Calarcá, a Cărtărescu y Fonseca. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net