Miércoles, 19 Jun,2019
Opinión / OCT 31 2018

¡No se soportan los olores!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Qué vaina tener que hablar de los olores nauseabundos que azotan al Quindío, sobre todo a su capital Armenia, en una zona de desarrollo urbanístico, económico y social, pero especialmente turístico, como la del sector de El Edén, la ruta Club Campestre, El Caimo, el aeropuerto y municipio de La Tebaida, con afectación a los condominios y muy cerca de mil viviendas que hacen parte de los conjuntos residenciales del lugar.

Las granjas avícolas y porcinas son un atentado contra la salud y un peligro que vuela en el entorno cercano al aeropuerto El Edén. Por este lugar rural residencial nadie tiene que ‘ponerse mosca’, pues existen por millones sin que al gobierno le haya preocupado el problema; por el contrario, ha sido tolerante y como si también en el sector económico de la avicultura y la porcicultura se movieran cosas oscuras.

Fenavi dirá que el gremio se mueve en urnas de cristal y que por eso no ven o no aceptan que la denuncia ciudadana tenga justificación. No señores, ni de ustedes por poderosos que sean, ni el ministro de Agricultura por cercano que sea a ese sector, nos van a apabullar. Sabemos que otro interesado quiere meter a la zona 250 pollos más. ¡No joda, revelémonos contra esto!

Es urgente que la comisión de peligro aviario que existe para el control de todos los aeropuertos del país actúe, y que lo haga con severidad sin que importe lo poderosos que sean los empresarios del sector. Nadie en Colombia es intocable, las leyes se hicieron para cumplirlas así muchos estén dedicados a violarlas y lo que está ocurriendo en el Quindío con la avicultura sin control, es simple y llanamente una violación flagrante a normas sobre salubridad y construcción de galpones. 

Claro, en esto se mueve mucho dinero. Pero insisto en que los ricos también lloran y que están obligados a respetar a la sociedad, a no vulnerar su derecho a la salud y a la perturbación del sano vivir como está sucediendo desde hace tiempo y sin respuestas suficientemente claras del Estado representado en los organismos obligados a proteger los intereses colectivos. 

La situación también atenta contra la alternativa del turismo que hoy, económica y socialmente hace al Quindío visible ante el país. Si en Armenia hay gobierno que actúe de acuerdo con sus obligaciones. Si el departamento tiene interés en una región más saludable y ambientalmente amable, que intervenga y si la Corporación Autónoma Regional del Quindío quiere, que anteponga su autoridad ambiental al atentado que se está haciendo con la contaminación del medio y la proliferación de gérmenes dañinos para la salud en buena parte de la región.

La situación será insostenible en el corto tiempo si se mantiene al ritmo presente y si las autoridades de la región no responden a las inquietudes de la ciudadanía. La plaga del mosco que por millones invade una de las zonas de mayor desarrollo social y económico en el Quindío, tiene visos de deplorable epidemia.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net