Martes, 20 Nov,2018

Opinión / JUN 30 2018

Nunca más

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Antes de elecciones, habían destituido una docente de un colegio de la ciudad de Armenia por ser una de las mejores. El ministerio de Educación le había otorgado un reconocimiento público por haber alcanzado mejor tesis de grado. Luego, el secretario de educación de Armenia, el señor Covaleda, guarda silencio. Y después de elecciones, el 22 de junio de 2018, la docente Evilia Francisca Atencia Pérez fue asesinada en Maicao, Sincelejo. Y muchos antes, habían acribillado otros docentes en diferentes zonas del país.

Por otra parte, el fiscal General de la Nación, antes de la elección presidencial, había advertido que después del 17 de junio revelaría la red de corrupción electoral que se había presentado en las elecciones legislativas. Y, así lo hizo. Dijo poco y lo que muchos sabemos. El país nunca se escandalizó. Y estamos esperando que diga en qué consiste la red de corrupción electoral que existe en el departamento del Quindío. Pero no hay que esperar lo que muchos sabemos. Por ejemplo, la alcaldía de Armenia obligó a contratistas conseguirle votos al senador liberal Julián Bedoya a cambio de contratos; la gobernación del Quindío obligó a contratistas hacer —puerta a puerta— en nombre de Dios para favorecer la candidatura de Diego Javier Osorio —Centro Democrático—.

Nadie puede decir que es falso: tanto funcionarios como contratista de la alcaldía y la gobernación, lo saben. Muchos de ellos callan por razones de lealtad y miedo a perder el trabajo. Un miedo que se incrementa y se vuelve más tenaz porque el poder del gobernador está en su punto más alto. Y todo ha sido gracias —en un principio— al apoyo del partido más corrupto del Quindío, es decir, el partido Liberal —no se le olvide curita que usted les debe mucho a ellos—. Sin embargo, luego, les dio la espalda.  Y, junto con algunos goditos, se sumaron al Centro Democrático para consolidar la hegemonía departamental.

Al cura, en lo personal, le ha ido muy bien, y al departamento, muy mal. Cosa que no le preocupa. Quizás cuando termine su mandato, vuelva a ser el capellán de la Casa de Nariño. Algo le tiene guardadito Duque.

Tendrá el gobernador mucho tiempo para reflexionar qué va hacer con su vida después de finalizada su fracasada administración. Ahora bien, a raíz de la renuncia del alcalde Carlos Mario Álvarez, la ciudad de Armenia no puede seguir respaldando al partido Liberal, que de inmediato prepara filas para quedarse de nuevo con la alcaldía. Ruego, ciudadanos de Armenia, en la próxima elección de alcalde, no votar por dicho partido corrupto y ladrón de los dineros de las obras de valorización.

Al partido Liberal nunca más se le puede permitir gobernar una ciudad donde él ha sido autor principal del peor caos institucional que haya podido vivir en toda su historia la ciudad de Armenia. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net