Martes, 21 May,2019
Opinión / DIC 12 2018

Obras son amores

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Hace algunos años, producto de una pérdida colectiva de valores morales se puso de moda una expresión de tolerancia con sabor a complicidad, “el alcalde robó pero hizo” como si responder como gerente de lo público no fuera deber del administrador público y como si delinquir fuera parte del ‘se puede hacer’ cuando se es cabeza de gobierno.

Desde entonces a la ciudad le cayeron plagas de todo orden; la anarquía y la desadministración le han sido su común denominador, sin que, afortunadamente, haya perdido la parte innata que parece diferenciarla de cualquiera otra ciudad del planeta. La hospitalidad como conducta humana y la belleza de la región como don de la naturaleza, es con lo único que no han podido alzar los inescrupulosos, lo connatural o congénito permanece como el capital social que no tiene cuando acabarse mientras exista Armenia.

Otra conducta que se mantiene ligada al subdesarrollo regional es la ingratitud y el olvido, dos componentes sociales estables en nuestra comunidad. Aquí juega particularmente la politiquería que nunca ha tenido inhibiciones de ninguna naturaleza, por eso es muy dado que se pierda en el tiempo el recuerdo de quienes han hecho y hacen cosas por la región. Esa conducta la experimenté la semana pasada leyendo un informe en página cuatro en el diario LA CRONICA, medio periodístico para el que escribo esta columna.

“Obras, beneficios para estratos 1 y 2, iniciaron etapas de diseño para el parque en el San José”. Por supuesto, medio y periodista en lo suyo, informando sobre las reuniones oficiales en el despacho del alcalde Óscar Castellanos sobre el dinero que se invertirá en un parque popular que obviamente necesita la ciudad. Esos mil 200 millones de la inversión que se hará, son el producto de una llamada insistente que Jemay Parra Moyano, secretario general del ministerio de Vivienda le hizo a Carlos Mario Álvarez, todavía alcalde de Armenia.

Le insistió Parra al alcalde para que llevara a Bogotá un proyecto aprovechando su posición y la de miembro de la junta directiva de Findeter. De un tiempo para acá los alcaldes han carecido de capacidad de gestión ante las ‘altas esferas del Estado’ como solemos decir para no dejar las costumbres montañeras. A los alcaldes hay que decirles cómo y por dónde caminar y tocar puertas en Bogotá. No es sino ver los avances vertiginosos de las ciudades vecinas.

Ya el secretario de Infraestructura del municipio habló de la inversión que se va a hacer pero no por obra de la actual administración sino porque le tocó en suerte gozar del beneficio después de muchos tropiezos por las causas que bien conoce la opinión, las de las cadenas delincuenciales formadas para administrar perversamente lo público. De modo pues que cuando se vaya a inaugurar el parque, no se olviden que será una pequeña pero significante obra resultado de gestión que nació por iniciativa del actual gerente general de lotería de Bogotá, Jemay Parra. Entre otras cosas, qué gran candidato a la alcaldía de Armenia, sería una persona de las calidades y con el conocimiento de lo público que tiene Parra Moyano. 

Twitter: @jorgelieceroroz


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net