Lunes, 21 Oct,2019
Opinión / JUN 19 2019

¡Obras son amores!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Hace más de 15 años que a la ciudad no se le hace una obra pública importante y las que fueron visibles a comienzos del siglo XXI se dieron por cuenta del Fondo para la Reconstrucción y el Desarrollo Social del Eje Cafetero, Forec. Se trató de una política pro tempore de Estado determinada por el presidente Andrés Pastrana Arango y ejecutada durante la mayor parte de su mandato.

El aeropuerto, versión nuevo siglo, atendido por la Aerocivil y el fondo, el centro administrativo del municipio, que no pudo ser más feo en su interior que la que se mantiene, pero que le da un buen aspecto de edificio público. En el CAM se invirtieron poco más de 12 mil millones de pesos de la época. Se construyó el puente Simón Bolívar en la avenida que lleva el nombre del Libertador y el puente que une a la avenida Centenario con la Bolívar. 

Todas las obras del siglo XXI llevan el sello Forec por algún lado. Por ejemplo la avenida 14 de Octubre, aprobada por el concejo municipal hace más de 30 años, se pudo hacer porque el municipio un año inmediatamente después del terremoto, le tocó disfrutar de saneamiento fiscal porque el Estado asumió sus obligaciones de crédito y por esa razón, para que se hiciera la obra el municipio no contó con tropiezos derivados de obligaciones por créditos.

Todo provino del terremoto como causa, y de los fondos públicos canalizados a través del Forec. Se podrían citar muchas obras, como la mayoría de los establecimientos educativos. Algunas cosas adicionales como los amplios andenes para los peatones que hacen parte de los acuerdos con el gobierno nacional en su plan de ciudades amables. La inversión del municipio no fue como para sorprenderse, sin embargo es posible que platica de esa haya ido a dar a bolsillos corrompidos.

Lo más nuevo que se ha logrado gracias a la industria de la construcción, ha sido saboteado, golpeado, mal tratado por la Procuraduría General de la República a través de innobles decisiones del ministerio público, también por cuenta de la politiquería interna de Armenia y del departamento, opuesta a los empresarios por intereses, que más temprano que tarde tendrá que conocer la opinión pública.

De valorización ni hablar, porque no obstante la legalidad de esa herramienta jurídico administrativa para hacer obras para la ciudad, un pereirano desalmado y corrupto asociado con su esposa, la alcaldesa, los dos encarcelados, se robó el dinero en un delito que convirtió a valorización en otra cosa de asombro y malestar ciudadano. De ahí mi solicitud al alcalde Óscar Castellanos. No se preocupe por las elecciones, retírese de ese lodazal del que todos los políticos han salido empantanados y haga lo suyo por la ciudad. No se le olvide que ¡obras son amores! y no buenas razones. 


@jorgeliecer oroz


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net