Viernes, 19 Jul,2019
Opinión / DIC 16 2018

Otra fuente de desperdicio

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Frente a la reforma tributaria o de ley de financiamiento, el gobierno ha dicho, que de no lograrse cubrir el “hueco fiscal” en el presupuesto para el próximo año, serán los programas sociales los que sufrirán el mayor impacto, argumento que seguramente pretende tocar las fibras más sensibles de los parlamentarios para “ablandar” sus posiciones.

En las últimas reflexiones de este espacio, han sido planteados argumentos sobre la forma como buena parte de los dineros estatales son manejados sin el suficiente grado de optimización, dando la idea que en ocasiones su aplicación ha obedecido más a situación forzosa de asignarlos dentro de los términos, destinación y aparente cumplimiento de objetivos, que a verdadera y ordenada planificación. De ahí, la cantidad de elefantes blancos que con el tiempo surgen y se quedan abandonados, bajo normas que impiden su re asignación o reutilización en menesteres más útiles y prácticos a los que inicialmente se les fijaron.

Hoy amplío el desperdicio de alimentos, absurdo en un país con tan alto nivel de desnutrición en diferentes grupos etários de la población con alto nivel de responsabilidad tanto en el sector oficial como privado. Es esperanzador saber que en el Congreso de la República avanza proyecto de ley para combatir tan dura realidad y fortalecer los bancos de alimentos que operan instituciones de voluntariado, bajando al mínimo nivel el desperdicio o pérdida de alimentos en el país.

Al respecto, un buen ejemplo presenta un pareja de esposos en Cartagena que se ha dedicado a investigar con hoteles, restaurantes, casas banqueteras, eventos de carácter social que se planean para determinado número de invitados y a los que generalmente solo acuden en promedio el 50 a 60%, quedando una cantidad apreciable de comida preparada y limpia que la pareja solicita en donación para llevarla a familias previamente identificadas y que pasan días enteros sin probar bocado. Una hermosa labor que debería ser repicada en todo el país.

Igual en los campos, plazas de mercados, en los hogares, cuantos alimentos se dañan o se dejan vencer, pudiéndose aprovechar por otras familias.

En Armenia, la Diócesis cuenta con una Banco de alimentos que busca fortalecer con el montaje de una sede para lo cual gestiona lote en comodato con la Alcaldía del Municipio y que ojalá sea atendida con prontitud. Es un programa que esta en la mente del nuevo Obispo Carlos Arturo Quintero Gómez de quien es de esperarse grandes realizaciones en el campo social en el cual ha demostrado gran sensibilidad a lo largo de su vida ministerial y más ahora en su nueva Jerarquía, tal como lo ratificó. Los mejores deseos de éxito. De mas personajes con su perfil está urgida nuestra comarca y por supuesto nuestra Iglesia Católica. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net