Jueves, 19 Sep,2019
Opinión / MAY 27 2019

Pecados capitales del exfiscal Martínez

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Un pecado capital es el que da origen a muchos otros pecados, de acuerdo con Santo Tomas de Aquino —11-11-253:4—. Es definido como un propósito excesivo enfermizamente deseable, a tal extremo que conduce a cometer muchas otras conductas desestabilizadoras. No es la magnitud del pecado lo que lo hace capital, sino su potencia para desencadenar conductas perniciosas y protervas. Cuando una persona o grupo con alto grado de responsabilidad en funciones públicas e institucionales ejercen sus funciones poseídos por estos defectos capitales; produce consecuencias nefastas para toda la sociedad.

En la coyuntura actual de Colombia se evidencia una situación de intensa ira, odio y resentimiento por el adversario, avaricia por la riqueza y el poder y soberbia descontrolada de quienes se oponen a pasar la página de la confrontación armada y desean el fracaso de los acuerdo de la Habana. Tanto es así, que el caso Santrich quisieron convertirlo en una situación de crisis general de las instituciones.

El exfiscal Néstor Humberto Martínez —NHM—, ha sido un funcionario problemático en todos los gobiernos de los últimos 20 años. Ahora aprovechó el pronunciamiento de la JEP sobre la no extradición y la libertad del señor Santrich para presentar su carta de renuncia y aparecer como un defensor digno de las instituciones democráticas y de paso generarle un ambiente adverso al prestigio de la JEP.

 Ya Heriberto de la Calle, el personaje más reconocido del humor de Jaime Garzón, en 1998 lo había puesto en evidencia mientras lo lustraba en la entrevista; le dijo de frente que era el hijo “cafre” del maestro Salustiano Tapias el humilde personaje humorístico encarnado por el padre de NHM el gran maestro Humberto Martínez Salcedo. Obnubilado por el deseo incontenible de poder le mintió a la Corte Suprema de Justicia, se hizo elegir fiscal consciente de sus inhabilidades éticas y jurídicas, pensando luego en dar el salto a la presidencia en el 2022.

La Corte Suprema de Justicia en sesión del martes 14 de mayo lo iba a inhabilitar integralmente en el proceso contra Odebrecht; uno de los casos más aberrantes de corrupción internacional, en el que se encuentra comprometido el señor Luis Carlos Sarmiento Angulo, el hombre más poderoso y rico de este país cuyo staff de abogados era dirigido por NHM. 

La Corte ya le había nombrado fiscal ad hoc en tres líneas de la investigación. Como ya se sabe, el informe del fiscal ad hoc compromete seriamente la conducta de NHM quien conocía el informe desde hacía un mes, durante el cual guardó silencio según las propias palabras del fiscal ad hoc. Este hecho sumado a su ya acumulado desprestigio originó la situación que provocó su renuncia y que quiso hacer aparecer como un acto digno. En esta cadena de pecados, NHM personifica la conducta de varios sectores políticos y religiosos radicales cuyas conductas son contrarias a los valores más excelsos del cristianismo.

Es tiempo de recapacitar para que el gobierno del presidente Duque rectifique en el sentido que le conviene a Colombia y no en el de los señores Uribe, NHM y los pastorcitos mentirosos.

Pensar siquiera en utilizar el Estado de conmoción interna para extraditar a un capturado es una locura.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net