Jueves, 15 Nov,2018

Opinión / MAY 10 2018

Pensamiento crítico

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La capacidad que tenemos los humanos de generar ideas y representaciones de la realidad, es decir, de pensar, debería estar siempre en favor de la racionalidad autónoma. 

En consecuencia, la toma de decisiones y posturas debería dar cuenta de un escrutinio juicioso de la realidad, para evitar que los medios o aquellos que se creen dueños de la verdad, nos determinen sin resistencia alguna de nuestra parte. Esto no equivale a encerrarse en uno mismo ni mucho menos, ya que escuchar diferentes posturas, opiniones, es un insumo necesario para que cada quien defina su propio criterio. De ahí la importancia de leer, de ilustrarnos y debatir sobre aquello que nos inquieta o interesa, sea cual fuere la situación o tema.

En días pasados los maestros fuimos acusados de retorcer el cerebro de nuestros estudiantes. Se dijo que lo único que tenemos es la fuerza de la calumnia, de no enseñar a debatir. Pero es precisamente ahí donde reside nuestra responsabilidad social: en formar ciudadanos críticos, reflexivos, analíticos y propositivos. A partir del conocimiento académico, de la interacción y convivencia por años en una institución educativa, dar a los jóvenes elementos que les permita discernir, extrapolar y pensar con objetividad suficiente.

La tarea pareciera titánica e inalcanzable, pues no es lo mismo hablar de la educación del pueblo, que de la educación de la clase pudiente. La nutrición, el acceso a la cultura, referentes en el hogar que determinen hábitos de crecimiento intelectual, la lucha cotidiana por la supervivencia —que tiene a un buen porcentaje de niños y adolescentes como hijos huérfanos de padres vivos—, son algunas de las realidades con las que debemos lidiar, y aun así, tratar de cultivarlos como individuos con la esperanza de que estos logren transformaciones sociales en el tiempo. 

La desigualdad e inequidad social, son factores contrarios a la posibilidad de desarrollar pensamiento crítico, porque la miseria bloquea el pensamiento. Mantener a la población sumida en la alienación, en la incapacidad de pensar racionalmente, nos convierte en blanco fácil de la manipulación que nos invita a continuar legitimando la opulencia, el poder y la riqueza de unos pocos a costa de la miseria de muchos.

No, los maestros no retorcemos cerebros: los cultivamos con el saber al servicio del pensamiento. Solo en una sociedad en la que se viole tanto la democracia como en la nuestra, se podrían confundir ambas cosas. Si pretendemos a través de nuestras luchas mostrar que la movilización y la protesta son formas de expresión democráticas y necesarias, es porque sabemos hasta qué punto han sido pilares en la transformación social alrededor del mundo. La clase política tradicional, se empeña en impedir que lleguen al ejercicio del poder aquellos que provienen de clases humildes porque pueden atentar contra sus intereses. O ¿cuántos presidentes de este país han salido del pueblo?, ¿quiénes nos han gobernado siempre?. 

Sí, luchamos por una educación pública, gratuita, financiada y administrada por el Estado; por una distribución equitativa de la riqueza, reflejada en salarios dignos, en salud de calidad; y sí, luchamos por un país sin corrupción que invierta el dinero en justicia social, dando a todos la posibilidad de vivir mejor y aportar al desarrollo del país desde su formación, un país donde la vida no se ponga en riesgo por pensar diferente. La comprensión y transformación de la realidad que nos constituye, sí que requiere pensamiento crítico.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net