Jueves, 19 Sep,2019
Opinión / JUN 24 2019

¡Pícaros… taimaos!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Así diría mi abuela. Pero para poder dar contexto y evitar las reacciones altisonantes demos alcance a estas palabras utilizadas por nuestros mayores y de acuerdo con la definición de nuestros diccionarios. Digamos que pícaro se refiere a persona que tiene habilidad, que tiene picardía, persona astuta. Taimado se define como astuto, pícaro y disimulado. Y en otras ocasiones se asemeja este adjetivo a tuno, zorro, bellaco, desvergonzado, enredador, en fin, según los tiempos y 'lenguajes'.

 

El 27 de mayo del presente año titulé una columna 'Sin…Vergüenza', donde advertí la suerte que podrían tener los proyectos que contenían algunos de los temas votados en el referéndum anticorrupción. Exponía allí que el tema de la no reelección de congresistas había sido archivado, y que corría el riesgo de hundirse lo relativo a prohibir la casa por cárcel para los condenados o sindicados de actos de corrupción en Colombia.

Hoy, cuando es un hecho que por errores, equivocaciones en la designación, malentendido, equivocación sobre el ponente, la rapidez y lo grande de la agenda, y muchas otras retóricas excusas, que son una afrenta a la inteligencia de los colombianos, se acabó de hundir la exclusión de casa por cárcel para los corruptos. Pero no han hecho publicidad sobre la 'hundida' del proyecto que establecía como límite tres periodos a los legisladores, o al proyecto que congelaba el sueldo de los congresistas también 'hundido'.

Pero en esta tendencia, tal vez paranoica para muchos colombianos, también encontramos que se 'hundió' la propuesta de pliegos tipo o único, presentada como herramienta necesaria para combatir la corrupción en la contratación pública, que da lugar a la mayoría de actos de peculados por apropiación o prevaricatos por parte de quienes desempeñan funciones públicas en Colombia.

Artimañas, artilugios, metáforas, parodias, son las que nos entregan hoy desde el ejecutivo y el legislativo para evadir la responsabilidad y el contubernio para negar la aprobación de las herramientas que ha considerado la mayoría del país son eficientes para combatir la corrupción. Se rasgan las vestiduras como pose, y como los embusteros cuando prometen que no lo volverán a hacer y que ahora sí lo debatirán y aprobarán. Porque no lo hicieron, pícaros y taimados, y aquí podemos decir al que le caiga el guante, y al que no, no. Peor que nos crean tan limitados mentales para creer en esas disculpas. Ahí está señores votantes su desquite en las próximas elecciones, para que miren respaldos y candidatos, y voten contra la parodia y el cinismo.


[email protected] 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net