Domingo, 18 Nov,2018

Opinión / ENE 22 2018

¿Por qué colapsan los puentes?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Con motivo de la caída del puente atirantado Chirajara la semana anterior, se sucede una serie de especulaciones sobre las causas del colapso, que son múltiples y no es fácil determinar con precisión el origen de esta tragedia.
 

Para la construcción de estas estructuras de puentes vehiculares se requiere dar unos pasos cuidadosos e ir por etapas antes de su iniciación: escogencia de los sitios que unirá el viaducto, los estudios de suelos, los diseños, los cálculos estructurales y el presupuesto. Los cálculos tiene en cuenta la sismo-resistencia y el efecto de los vientos.

En el transcurso de la obra o a la terminación de la misma, pueden presentarse fallas, tal como ocurrió en el puente Chirajara, son varias: la mala calidad del suelo o problemas geológicos, la calidad del cemento y los agregados pétreos, el hierro de refuerzo, el acero de los cables o tirantes que sostienen las losas de concreto y la relación agua-cemento. Si uno o varios de los elementos descritos llegare a fallar, el colapso es súbito y ocasiona rompimientos o fracturas en los cables o elementos de concreto (pilones, columnas, vigas y losas). En mi concepto, lo que prima en este tipo de estructuras es la capacidad portante de los suelos y la calidad de los tirantes de acero que sostienen los elementos horizontales con los pilones y columnas, sin descartar los otros componentes.

Comentario aparte merece el señalamiento de los culpables, tarea muy difícil por cuanto son muchas las personas y profesionales que intervienen en el desarrollo de la obra: el ingeniero que estudia los suelos, el calculista de las estructuras, la firma de interventoría que hace seguimiento al avance de los trabajos, estudia las muestras de concreto y la calidad de todos los materiales empleados, los contratistas, el director de obra, los ingenieros residentes, todos son responsables en la medida de las funciones inherentes a sus cargos, en un trabajo armónico y coordinado sin descuidar ningún detalle de construcción.

Los puentes ya construidos y con muchos años de servicio, requieren una atención por parte del gobierno con mantenimientos periódicos, revisión y cambio de elementos fatigados, sobre todo las estructuras metálicas que se corroen con facilidad. Infortunadamente Chirajara no es el primer viaducto que colapsa en Colombia: tenemos varios ejemplos con pérdidas humanas


(ver artículos del suscrito publicados en LA CRÓNICA: Mantenimiento de puentes, julio 15 de 2015 y Alerta con los puentes, febrero 06 de 2017.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net