Martes, 13 Nov,2018

Opinión / JUL 05 2018

Por qué Uribe odia a Juanpa

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En su libro de 388 páginas titulado Enemigos, Vicky Dávila, recuerda el origen del choque entre Santos y Uribe. El prologuista Juan Gossain Abdala pregunta si Santos traicionó al que lo hizo elegir o fue una extravagancia del expresidente pretender que el nuevo mandatario debía comportarse como si fuera su secretario. 

O Julio César recibió puñaladas otra vez de su favorito. En la obra De los delitos y de las penas, Cesare de Beccaría Bonesana en 1764 aseguró que la traición es detestable incluso entre criminales. Uribe ignoró a Platón, pues engañado con la lealtad aparente de Santos, olvidó que la política es el arte supremo de la realidad.

Al hijo de Alberto Uribe Sierra liquidado a balazos le disgustó Vargas Lleras de Mindefensa porque correría peligro y tendría que salir del país, entonces el pereirano Rodrigo Rivera resultó escogido con el que se sintió seguro. No le perdonó a Germán su oposición a la segunda reelección porque estaba seguro que el presidente había ordenado el atentado para despacharlo. Ese día mi chofer no fue a trabajar, me lo cambiaron por uno del DAS; Uribe llegó, hizo un show ante los periodistas, fingió enojo, mi teléfono estaba chuzado (pág. 46).

José Obdulio Gaviria comentó que si la Corte Constitucional impedía la reelección el uribismo no tenía candidato; ahí se le abrieron los ojos a Santos, quien le pidió que hablara con Uribe. Pero el que conversó fue Jaime Bermúdez. Al pasar la reelección, Santos trabajó para ella y preguntó al mandatario qué iba a hacer con él; le contestó que lo nombraría ministro de Defensa para que fuera presidente.

Vicky no entiende cómo Uribe apoyó a Santos si lo había denunciado penalmente porque siendo ministro de Hacienda de Pastrana revivió los auxilios parlamentarios llamados hoy cupos indicativos y en 2004 atacó su segunda postulación. Andrés dice que cada torero trae su cuadrilla, entonces Santos trajo la suya y pelearon por nombrar a Juan Camilo y a Vargas.

Tomás Uribe califica a Santos de tramposo; si hubiese sido leal su papá no habría aspirado al Senado y estaría cargando a su nieto, no haciendo oposición. Juanpa afirma que “si traicionar es no doblegarme, ni hacer lo que él quiere, pues sí”. Esta es una síntesis del texto, sin comentarios.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net