Jueves, 20 Sep,2018

Opinión / JUL 15 2018

Por una reforma justa

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Reto inaplazable para el nuevo presidente de Colombia es la reforma pensional, en procura de evitar los dolores de cabeza que desde tiempo atrás amenazan  el sistema, sin que los gobiernos encargados de afrontarlos hayan abocado los puntos cruciales que ya en diferentes sectores han sido ventilados.

Se ha tratado de abocar el tema tratando de no tocar los intereses de quienes pertenecen a las más altas instancias del poder y a quienes correspondería aprobar una reforma de fondo, como son los congresistas y magistrados, estos para ratificar legalidad y constitucionalidad. De allí salen quienes devengan las más altas y jugosas mesadas, absurdamente subsidiadas con los recursos públicos que en buena proporción podrían contribuir a detener ese desangre de $14,7 billones que debe afrontar el Estado anualmente y que corresponden a solo el 20% de los pensionados. Significa lo anterior, que con dineros de todos los colombianos, se gastan en promedio  $1.000 millones para sostener la pensión a tales super privilegiados de la República. Lo peor, con gabelas absurdas, cuando muchos de ellos la han obtenido a base de triquiñuelas y dudosas demandas con fallos a favor, accediendo a multimillonarias mesadas por unos pocos días de ejercicio en uno de tales cargos. Y el Consejo de Estado continúa emitiendo fallos y jurisprudencias que elevan cada vez más tales cifras. Dice el Minhacienda que algunos que están en curso podrían subir a $59.1 billones, es decir el 7.67% del PIB a precios del año 2017. Lo anterior no obstante el fallo de la Corte Constitucional que en el 2013 limitó a 25 s.m.l.m. (cerca de $20 millones al 2018) el monto de las mesadas.

Algunos expertos facilistas y de pacotilla hablan de la necesidad de subir la edad y aumentar el número de semanas de cotización, de apretar más a quienes no deben, lo que prácticamente alejaría para muchos más la esperanza de alcanzar esta meta en busca de una vejez digna. Y Colpensiones pretende reducir la carga, rebuscando con lupa mecanismos para restarle beneficios a quienes ya los vienen disfrutando con las mas bajas mesadas, cuando de acuerdo con lo analizado, el problema esta en esas otras instancias. Pretende ahorrar centavos con quienes menos devengan mientras la bolsa supermillonaria del desangre tiende a crecer. El panorama es desalentador, cuando según Fedesarrollo, de 5 millones de personas mayores de 65 años en Colombia, solo 1.2 millones disfrutan de pensión. Quienes viven en extrema pobreza reciben un subsidio de $75.000 mensuales, cifra humillante frente a los más de $25 millones de unos cuantos. Hecho aberrante de injusticia social.

@Alarce4

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net