Sabado, 20 Oct,2018

Editorial / DIC 27 2017

Posconflicto con dientes

Los dineros para atender los diferentes programas pactados en el proceso de paz pasan de $1,8 billones a $2 billones 400.000 millones en el año nuevo.

Con los villancicos aún repicando y los pentagramas navideños abiertos al nacimiento del Niño Jesús, el presidente de la República Juan Manuel Santos Calderón anunció al país que el 2018 será un año determinante para la paz. Aseguró que habrá recursos que posibiliten y aseguren la implementación de los acuerdos de La Habana y recalcó que la gran apuesta a largo plazo no tiene reversa.

Debemos recordar que el gobierno nacional hace un par de meses, estimó que el costo de la implementación de los acuerdos de paz en los próximos 15 años sería de $129.5 billones. De esta cifra, un total $110 billones se tendrán que invertir en la reforma rural integral, $4,3 billones en participación en política, $1,9 billones en el fin del conflicto, $8,3 billones en combatir el problema de las drogas ilícitas y $4,3 billones en atención a las víctimas.

Así, este anuncio de final de año no es nuevo, pero sí significativo en tiempos en los cuales también se sobreviene técnicamente un apretón fiscal y aún el país económico y social no termina de asimilar los estragos de la reforma tributaria. Será determinante la voluntad política, no solo del gobierno Santos y sus medidas de cierre con un fuerte sol a las espaldas, sino que también es un imperativo para el próximo mandatario de los colombianos.

La directiva presidencial señala que habrá una acción presupuestal integral y transversal con todo el entramado estatal, y que será la Agencia para la Reincorporación y la Normalización la encargada de articular y hacerle seguimiento a dichos planes. Quiere el gobierno garantizar que haya una plataforma de planeación, ejecución, intervención y monitoreo que active la implementación como un mecanismo concreto y práctico que intente recuperar la confianza en este proceso, y particularmente en la etapa del posconflicto.

Urge la recuperación de la confianza en los distintos sectores del país. En la opinión pública en general que lo que consume a diario es incertidumbre sobre la fase de implementación, en sectores de oposición que no creen ni en buena parte de lo acordado ni tampoco en el aseguramiento de recursos sin trastornar la economía general del país. Y entre otros actores, a las propias Farc, que también hostiga casi que diariamente al presidente alegando incumplimiento.

Conformará el presidente un Comité de Articulación para coordinar los esfuerzos misionales, presupuestales y operativos de las entidades públicas del orden nacional para el cumplimiento de los compromisos asumidos en materia del proceso de reincorporación por parte del gobierno nacional con la suscripción del acuerdo. El presupuesto para el posconflicto en el 2018 es de $2,4 billones. En un 31,5% se incrementarán los recursos que va a destinar la administración central en el presupuesto de 2018 para atender los requerimientos del posconflicto.

Así las cosas, los dineros para atender los diferentes programas pactados en el proceso de paz pasan de $1,8 billones a $2 billones 400.000 millones en el año nuevo.

Todo indica que efectivamente habrá recursos para este nuevo momento de la paz y así será más fácil sonreírle al futuro inmediato de una implementación que en todo caso estará supeditada a la voluntad política del próximo gobierno nacional.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net