Domingo, 23 Sep,2018

Opinión / MAR 05 2018

“Primero los pobres”

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Semanas atrás en entrevista  con Yamid Amat, el candidato liberal Humberto De la Calle planteó su programa de gobierno, tocando todos los temas sobre empleo, salud, educación, vivienda, impuestos e infraestructura y afirmó que el lema de su gobierno es “Primero los pobres”.

Como gancho importante para una campaña presidencial, no hay una frase que impacte más, un verdadero golpe publicitario, los cientos de miles de pobres de este país son potenciales votantes, así el doctor De la Calle tendría asegurada su victoria si no fuera porque la pobreza de las amilias viene acompañada de muchas falencias, entre ellas, la falta de radio, televisor, prensa escrita y pasajes para dirigirse a las manifestaciones políticas. Por lo tanto, no lo van a escuchar y se perderá la posibilidad de recibir esta importante votación.}

Ya nos vamos acostumbrando a las disímiles promesas de los candidatos, quienes durante 200 años han repetido el mismo discurso y aún no ha llegado a la presidencia de Colombia el hombre o la mujer que nos entregue el país con obras sociales de verdad, reformas revolucionarias en salud, educación y vivienda, seguridad y prosperidad para todos; que ataque la corrupción que nos carcome y muestre obras de verdadero progreso en el campo y las ciudades. Que mejore la calidad de vida de los campesinos con el arreglo de las vías terciarias y el desarrollo de políticas que aumenten los cultivos y les dé facilidades de crédito y comercialidad de sus productos.

El mandatario que se comprometa con los 10 o 15 millones de pobres que viven en este país, debe colocar el 100% del aparato del Estado para solucionar siquiera en parte sus necesidades. A los pobres les falta todo: el empleo, los servicios públicos, una vivienda digna, la mayoría de estas familias viven en casuchas construidas a base de cartones y guaduas, no tienen salud ni alimentos. En estas pésimas condiciones de supervivencia son el caldo de cultivo para la delincuencia, niños y niñas dedicados a la prostitución, por obligación, hacen malabares en los semáforos para recoger unas monedas y buscan comida en las basuras. Viven abandonados a su suerte en las laderas de las ciudades y las riberas de los ríos, sitios peligrosos e inestables, a la espera que un fuerte aguacero o una inundación les derrumbe sus cambuchos.

Desde el gobierno de Virgilio Barco, quien prometió acabar con la pobreza absoluta, pasando por los presidentes César Gaviria, Ernesto Samper, Andrés Pastrana, Alvaro Uribe y Juan Manuel Santos, prometen lo divino y lo humano cuando son candidatos, pero llegan al poder y cumplen muy poco de su programa de gobierno. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net