Miércoles, 17 Oct,2018

Opinión / ENE 03 2018

Propósitos para el Año Nuevo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Así como la Navidad es época propicia para la unión, la paz, el amor, la reconciliación y para compartir momentos agradables con la familia y amigos; el año nuevo es el momento de hacer propósitos realizables para cambiar nuestras vidas, la de nuestro entorno y nuestro país.

Pero estos propósitos deben ser un compromiso ineludible que debemos cumplir si queremos tener una mejor vida y ser felices. Por eso invito a todos los colombianos a cumplir en el 2018 los siguientes retos: Dejar el odio, la venganza, el egoísmo, la intolerancia, la envidia, la mentira, la insolidaridad y la irresponsabilidad. 

A jugar limpio, a cumplir los compromisos y respetar las leyes y las normas establecidas para tener una mejor convivencia, en especial las de tránsito, a respetar el derecho ajeno, no invadir el espacio público, no sacar las mascotas a la calle a hacer sus necesidades fisiológicas sin recoger sus excrementos, no arrojar basuras, ni gomas de mascar a la calle, ni escombros a las quebradas, no contaminar. 

Los ciudadanos tenemos un deber patriótico de salir a votar masivamente en las próximas elecciones para lograr un cambio de la clase política corrupta, clientelista y mentirosa. Debemos tener cultura ciudadana y sentido de pertenencia por nuestra ciudad. Perdonar y olvidar las ofensas, compartir y ayudar a los demás, saludar y sonreír más.

Los empresarios y patronos en general tienen que dejar de seguir evadiendo y eludiendo impuestos y tener mayor sensibilidad social, generar más empleos y mejor remunerados, compartir con ellos sus utilidades, y con programas de responsabilidad social llevar mayor bienestar a la comunidad más desprotegida. 

Los gobernantes y dirigentes políticos deben actuar con transparencia, honestidad y justicia social para hacer de este país verdaderamente democrático, incluyente, equitativo, participativo, y eliminar las enormes diferencias económicas y sociales, donde una ínfima minoría vive en la ostentación y la opulencia, y la inmensa mayoría subsiste en el rebusque, la miseria y la indigencia. 

Los legisladores deben actuar en beneficio de todos, en especial de los marginados y excluidos del sistema y no de sus intereses personales y de los grupos económicos más poderosos. Los administradores de justicia y los organismos de control combatiendo frontalmente la corrupción y ejerciendo con ética, integridad y en estricto derecho, su responsabilidad de acabar con la impunidad y con la percepción que la justicia es solo para los de ruana, y el delito de cuello blanco si paga. 

Finalmente, la extrema derecha del Centro Democrático, Cambio Radical y las iglesias cristianas deben dejar de satanizar y estigmatizar a quien piensa diferente, y abandonar la estrategia sucia del todo vale, mintiendo, engañando, sembrando miedo y rencor, para que la gente salga a votar indignada. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net