Miércoles, 19 Sep,2018

Opinión / MAY 14 2018

¿Qué pasará con la valorización?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

A raíz de los últimos acontecimientos sucedidos en la ciudad de Armenia con el tema de la valorización, que tiene detenidos a la exalcaldesa y al actual alcalde, con una investigación por parte de la Fiscalía General de la Nación, que nos tiene asombrados, indignados y en la mira de todo el país, surgen una serie de dudas sobre lo que puede pasar con el proceso de la valorización, inicialmente aprobado para el adelanto de 12 obras, de las cuales se han ejecutado únicamente 3.

Desde un principio, cuando se anunciaron los proyectos, el costo de los mismos y el derrame de la contribución, en esta misma columna recomendamos a la alcaldesa de la época, año 2014 –Luz Piedad Valencia Franco–, crear la oficina de valorización con un gerente y personal técnico conocedores del tema, y no anexar estas funciones a la Empresa de Desarrollo Urbano, Edua, entidad encargada de varios asuntos con una logística especial para otros menesteres. De la misma manera, pedimos socializar las obras, mostrar los diseños y hacer conocer de la ciudadanía los presupuestos que inicialmente ascendían a la suma de 126 mil millones de pesos, posteriormente se dijo que eran de 142 mil millones de pesos, cambio anunciado sin explicación alguna.

La ligereza en la apertura de las licitaciones y la adjudicación de los contratos a pocos días de terminar el período de la doctora Valencia Franco, sembró dudas sobre los posibles tropiezos financieros y de construcción de las obras en el futuro. Sin embargo, teníamos la esperanza que con estos trabajos se generarían fuentes de empleo, la reactivación de la economía, el progreso de la ciudad y la descongestión del tráfico vehicular. Nada de esto ocurrió, por el contrario la incertidumbre y la desconfianza se apoderó de todos los cuyabros al observar la lentitud en los trabajos lo cual generó el atraso en los pagos de la contribución por parte de los armenios.

Ante este panorama desalentador, la administración debe dar un vuelco total al programa establecido que nos devuelva la credibilidad con transparencia en un nuevo proceso: 1- Liquidación de los contratos de obra a la fecha. 2- Diseños definitivos y costos de obra reales. 3- Abrir nuevas licitaciones con la participación de todas las firmas de ingenieros inscritas en el registro de proponentes. 4- Cálculo del derrame o contribución a cada propietario teniendo en cuenta el avalúo catastral y no las áreas, con fórmulas claras que muestren la realidad y justicia en cada predio. 5- Suspender el cobro de la contribución hasta tanto se conozcan los nuevos valores de las obras escogidas en orden prioritario y las cuotas de amortización. 6- Suspender el cobro de intereses de mora como consecuencia de la parálisis y los problemas judiciales en curso. 7- Suspender los cobros coactivos por la misma razón.

El alcalde encargado, el concejo municipal y la Contraloría deben tomar cartas en este asunto a la mayor brevedad y mostrar con acciones que abogan realmente por la defensa de la ciudad.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net