Sabado, 22 Sep,2018

Opinión / DIC 31 2017

Responsabilidad política

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Es lamentable y triste para nosotros como colombianos, clausurar un año más con altísimo déficit de institucionalidad en campos tan trascendentales como la justicia, la salud, la política, el componente social, permeados por el más cruel y despiadado monstruo de la corrupción.

En plena campaña política, duele el cinismo de tantos corruptos lanzados de nuevo a la palestra buscando conquistar el apoyo ingenuo de quienes han sido víctimas de los descalabros y desafueros cometidos en su contra, asumiendo ahora con gran desfachatez las supuestas banderas de lucha contra lo que ellos mismos han propiciado a lo largo de su ejercicio público. Amigo lector: Si a usted también le duele todo ello, promueva acciones con su círculo de amistades sanas, reúnanse, dialoguen, analicen, inviten a los amigos de los amigos y entre todos, hagamos germinar esa semilla que vaya generando poco a poco un nuevo despertar en contra de tantos personajes delincuenciales que se nos han introducido en la dirigencia con el fin exclusivo de construir sus feudos privados a costa del dinero público, generando miseria y desolación en millones de hogares. Esos personajes de marras y en casos de sus sucesores por causa de sus líos jurídicos, ya están identificados y conocemos sus triquiñuelas para evadir la acción de una justicia maltrecha y vulnerable frente al soborno como lamentablemente lo hemos presenciado. Es nuestro deber moral y de ciudadanos, interponernos a esas peligrosas aspiraciones que no harán otra cosa que agudizar la crítica situación de pobreza y miseria de millones de compatriotas nuestros, excluidos de una vida digna incluidas su alimentación, su salud, su techo. 

Entiéndase que al apoyar a cualquiera de estos individuos, por amistad,  familiaridad,  sostenimiento contractual,  se está haciendo cómplice de su acción criminal, de sus fechorías y malos manejos.

Para este 2018, el propósito firme de toda persona de bien debe ser ese: Buscar entre los candidatos a las corporaciones y a la presidencia, personas no contaminadas, así no sean muy conocidas por la gente, que  ofrezcan garantías para un ejercicio público transparente. Es justo reconocer que el país cuenta hoy con un personaje al frente de la Procuraduría como es Fernando Carrillo que ha mostrado avances interesantes en esta lucha y reconoce que “Colombia exige una reingeniería institucional para combatir las viejas y nuevas formas de corrupción. O recuperamos la ética o el país se derrumba. Unidos podemos derrotar ese monstruo de mil cabezas. El éxito o fracaso de la nación depende de qué tan dispuestos estamos a asumir el papel que nos corresponde, individualmente, en esa batalla”. 

Nos espera un año difícil pero confiando en Dios, seguiremos adelante. 

¡Felicidades!

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net