Domingo, 16 Jun,2019
Opinión / ENE 27 2019

Riqueza de juventud

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La Jornada Mundial de la Juventud con la presencia del papa Francisco en Panamá, es una excelente oportunidad para ratificar y fortalecer el papel protagónico que en la vida moderna han venido adquiriendo nuestros jóvenes, llamados como nunca a asumir un liderazgo, serio, responsable y comprometido en nuestra sociedad.

Particularmente en Colombia que afronta este año nuevo debate electoral para el cual se espera que surjan figuras no contaminadas por los perversos vicios de la corrupción, dispuestos a reivindicar el ejercicio auténtico de la política al servicio colectivo y no como la ha prostituido tanto seudo dirigente en su exclusivo beneficio privado. 

Ojalá jóvenes, que están pensando seriamente en proponer sus nombres para cargos de elección popular, tengan en cuenta los mensajes que el pontífice les ha dirigido en evento tan trascendental, inspirado siempre en la doctrina de los valores, de la unidad, de la inclusión, “cultivando la cultura del encuentro”, en contra de quienes siembran división con su forma de actuar, de señalar o de difamar”, porque “no son como nosotros”, o no complacen exigencias o intereses particulares. Nuestros países suramericanos enfrentan una situación coyuntural, de manera especial Colombia con los migrantes venezolanos, que le ha permitido él intercambio de culturas diferentes, como ejercicio de sana convivencia, no libre de inconvenientes y retos que han requerido de gran madurez, tolerancia y sensibilidad social. Y el papa ha reconocido, al observar la multitud de jóvenes que han acudido a la cita, gestos, actitudes, miradas, deseos de disfrutar al máximo este encuentro, sentirse felices, disfrutar juntos y compartir sus mejores y más nobles vivencias. 

Otro mensaje de Francisco para que lo interpreten jóvenes aspirantes para el debate electoral, manifiesta que “encontrarse no significa mimetizarse, ni pensar todo lo mismo o vivir todos iguales, haciendo y repitiendo las mismas cosas, escuchando la misma música o llevando la camiseta del mismo equipo”. En otras palabras, impidan comprometer la conciencia, realizando pactos con reconocidos personajes que han defraudado la confianza de sus electores. Si “la cultura del encuentro es una llamado e invitación a atreverse a mantener vivo un sueño en común” como lo plantea el papa, hacerlo con ellos, convierte tal sueño en pesadilla. Esto lo demuestra la realidad. A cambio, “el secreto es la unión inspirada en el amor de Dios que no patotea ni aplasta, un amor que no margina que no se calla, ni humilla, ni avasalla”.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net