Lunes, 21 Oct,2019
Opinión / JUN 19 2019

Se requiere bondad

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Si una persona se está ahogando, generalmente la reacción solidaria es intentar rescatarla y salvar su vida, aún cuando no sea alguien conocido ni con un lazo afectivo.

Es algo que se cae de su propo peso. Si un hijo intenta desviarse del camino correcto —hablando básicamente de principios y valores— lo que hacen unos padres amorosos es acompañarlo a enfrentar el peligro, guiarlo, servirle de soporte, con paciencia, con fe, con confianza y sobre todo con amor, sin egoísmo, sin exigir ni esperar nada personal más allá de la alegría que hincha el alma al triunfar sobre el riesgo. Obviamente una persona que ama algo, no solo disfruta de las mieles en épocas de calma, también enfrenta las dificultades y lucha por lo que es realmente valioso. Ahí se demuestra más profundidad; cuando no hay que hacer mayor esfuerzo todo es bonito porque fluye tranquilamente.

Tener claridad de las prioridades es muy importante, sin embargo, cuando se trata de compartir, construir, avanzar hay que definir desde el principio cuál es la verdadera esencia del interés y de ahí en adelante comportarse clararamente, sobre todo con lealtad y así evitar incoherencias de acuerdo a las circunstancias que vayan apareciendo, a los conceptos de terceros, a las influencias y al riesgo de creer en falsos dioses o temerarias opiniones. Se es amigo o no se es, se es padre o madre o no se es, se es pareja o no se es, se es patriota o no se es. Hay momentos en los que las circunstancias ponen a las personas ante disyuntivas en las que su comportamiento revela en qué sitio está el otro, o la patria, o la propia autoestima. Si no fuese así, no existirían familias estables, ni hijos exitosos, ni héroes, ni disposición a no permitir que lo valioso sucumba, quede solo, desplantado o relegado. Muchas calumnias tienen éxito y miles de fracasos se imponen cuando el egoísmo y la mediocridad se imponen.

¿Por qué está la patria así? Porque no hay claridad. Porque un día apoyamos una cosa y al otro nos dejamos enredar en las componendas de otros y perdemos la lealtad en segundos. ¿Por qué los falsos testigos tienen tanto auge en nuestro medio?, pues porque prima la ley del menor esfuerzo, la indignidad y la falta de verdaderos principios: es decir, muchas veces en nuestro caso, aunque alguien no se está ahogando, sencillamente, de acuerdo al chisme, a la red social, a la influencia del momento, lo hundimos, lo acabamos, lo aniquilamos y seguimos convencidos de que tenemos la razón. Igual con la patria.


@EstefanRestefan
[email protected]


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net