Domingo, 18 Nov,2018

Opinión / MAY 26 2018

Sigue la corrupción

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El 20 de mayo el contralor nacional, Edgardo José Maya Villazón, publicó una columna en el periódico El Tiempo titulada ‘Todos contra la corrupción’. Allí, opina la necesidad “de acabar las 64 contralorías existentes […]”.

Propuesta razonable y urgente para realizar. Sin embargo, en el mundo real las cosas no son así: muchos no lo aceptarían porque es el escampadero burocrático de la clase política tradicional del país. En el Quindío, por ejemplo, el partido Liberal es el dueño de la Contraloría, y a su vez, la misma obedece al partido Liberal para ocultar los casos de corrupción de la ciudad de Armenia y la gobernación.

Continúa diciendo Maya Villazón que su arduo trabajo no descansará hasta derrotar la corrupción, y dice: “Hemos dejado al descubierto casos como Reficar, Juegos Nacionales de Ibagué, abusos con los recursos de los enfermos más pobres —los llamados por los medios ‘cartel de la hemofilia’ y el ‘cartel de los enfermos mentales’— o la mala utilización del Plan de Alimentación Escolar, que protege a 8 millones de niños”.

Muy timorato se refiere él al Plan de Alimentación Escolar, PAE, como algo que está siendo “mal utilizado”. Creo pensar que el señor contralor no conoce la realidad de las regiones, y no hace un seguimiento al funcionamiento del PAE. En el caso del Quindío, es un desastre la prestación del servicio de restaurante escolar por parte del operador. Y como siempre me he referido a la administración departamental: mediocre, ineficiente y fracasada e incapaz de salvaguardar la nutrición de calidad de los niños del Quindío. 

Para demostrarlo, el Sindicato Único de Trabajares de la Educación del Quindío ha denunciado que se está incumplimiento con el contrato por parte del operador. Verbigracia, en el municipio de Génova se reporta “que la ración entregada es insuficiente para el número de estudiantes, además, no corresponde a lo ofertado en la minuta para el día”. E igual, en dicho municipio se les está entregando alimentos a los niños que se encuentran en descomposición.

En el municipio de Pijao se denuncia que “según minuta dos días a la semana debían consumir huevo y llegaron 12 —aunque en la orden de entrega dice 20—, además de no corresponder a lo ofertado en la minuta para el día y se evidencia alimentos perecederos en mal estado”.

Para colmo de males, y como prueba de corrupción de este programa, en el municipio de Circasia se demuestra que “entregan nueve pechugas para ciento treinta niños. Como el restaurante no tiene licuadora no fue posible preparar el jugo y como sobremesa se les dios agua”. (Ver aquí pruebas de restaurantes escolares).

Finalmente la situación es igual en el resto del Quindío. Y en Quimbaya, es peor. Gobernador fracasado y secretario de Educación inepto.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net