Jueves, 23 May,2019
Opinión / DIC 13 2018

Sin presente ni futuro

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Estoy sin trabajo. ¿Qué pasó?, hace rato lo veo por el barrio y no en la U. Me retiré por falta de plata para la matrícula. Ahhh, si quiere lo contacto para hacer ciertas vueltas, pagan bien.

Jóvenes sin estudio ni trabajo enfrentan una realidad social adversa. Conviven en una sociedad violenta que fácil los convierte en delincuentes. Sin alternativa prefieren matar sin razón o morir sin tiempo para disfrutar del dinero untado de sangre. En América Latina hay 7,1 millones de jóvenes desempleados y 15,1 millones que ni estudian ni trabajan. Es la región más violenta del mundo, con el 39% de los homicidios, concluye el estudio ‘Crimen y violencia, obstáculos para el desarrollo de las ciudades de América Latina y el Caribe’ del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, presentado el pasado 29 de noviembre en Santiago de Chile, con motivo de la 10ª semana de la seguridad ciudadana.

Ausentes del colegio o universidad, viven sin presente ni futuro. Optan por el delito y miles mueren en tal empresa. Aterra constatar que en menos de dos décadas se contabilizan más de 2,5 millones de homicidios, un 75% de ellos ocurridos con arma de fuego. Y el futuro es negro porque, si no cambian las condiciones, la tasa de homicidios pasará de 22 asesinatos por cada 100.000 personas en 2017 a cerca de 35 para 2030. Estamos mal, según www.ideaspaz.org la tasa de homicidios en Colombia, 2016, fue de 25.2 por 100.000 habitantes.

Con alto desempleo juvenil y sin opción de educación los problemas cotidianos se resuelven con las armas. Aquella organización explica que de 12.111 homicidios, casi 2 por hora, 5.873 fueron de jóvenes entre 15 y 29 años, es decir el 48%. Entre 30 y 44 años mataron 4.086, el 34%. Del total, 8.588 fueron asesinados con arma de fuego, 71%, y 2.974 con arma blanca, 25%.

Casi el 40% de los homicidios, 4.433, se presentaron en 10 ciudades. En Cali, 1.288; Bogotá, 1.278 y Medellín, 536, se dieron el 70% de los crímenes, es decir 3.102. Pereira, con 101 homicidios, es representativa de nuestra región, por encima de Villavicencio, 136; Ibagué, 99, y Bucaramanga también 99.

Sería más efectivo prevenir la violencia a través de la educación que combatirla con más policías o cárceles. La impunidad campea, a la cárcel no van todos los delincuentes y la mayoría de los crímenes quedan al margen de la justicia. Estremece que el gobierno no tome los correctivos acertados para frenar el creciente asesinato de líderes sociales. “Es de lo más horroroso que he visto en mi vida”, concluye Michel Forst, relator de la violencia en el mundo, quién entregó su informe a la presidencia, con las respectivas sugerencias.

Las marchas indican que las voces de los débiles son un camino posible para no dejar el futuro de Colombia en mano de los violentos, los burócratas y de la corrupción. Apoyar los estudiantes y maestros por mejor educación es luchar contra la violencia.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net