Viernes, 19 Abr,2019
Opinión / OCT 24 2018

¡Tan chiquito y tan jodido!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

No es suficiente una columna semanal para analizar la problemática política, social y económica de un departamento tan cargado de problemas, pero aun así con abundantes esperanzas en el porvenir. Fijemos en todo lo que pasa en el Quindío, y escuchemos con atención lo que frecuentemente nos dicen, el gobernador, los alcaldes, la Cámara de Comercio de Armenia y el Quindío, entre otros, y veremos entonces que —el tigre no es como lo pintan—.

Ayer no sabía qué tema tratar, o cómo empezar, entre por lo menos diez de actualidad. Sin embargo terminé escogiendo dos que me llamaron la atención en el editorial y la columna de opinión de un notable de la política colombiana, en el diario EL Tiempo el domingo pasado. El editorialista se refirió al presupuesto nacional aprobado por el Congreso y en su tercer párrafo a las “áreas plagadas de coca que rondan las 200 mil hectáreas —más que todo el departamento del Quindío—.

Así como los gobiernos, los dueños de la opinión colombiana ven al departamento muy pequeño, o grande, —si toda la coca sembrada en el país se estuviera cultivando aquí—. Para comparar al Quindío, lo tienen en la mirada, y no siempre para hacerle un favor. Los recursos que la Nación le transfiere al Quindío constituyen lo mínimo del paquete presupuestal colombiano, por ser el más pequeño.

Nos han comparado con la costa Caribe como departamento corrupto, pero ignoran que el partido Liberal en cabeza de la ex alcaldesa, Luz Piedad Valencia Franco, su jefa en el Quindío, ha hecho importaciones políticas de Córdoba donde tiene asiente la “universidad de los ñoños”.

Y por supuesto, me llamó profundamente la atención la columna del ex candidato presidencial Vargas Lleras refiriéndose a la corrupción de las CAR —Corporaciones Autónomas del País—. Condenó que se gasten esos organismos el 90% de sus recursos en funcionamiento y pone de presente que por desviación de recursos y despilfarro, se presentaron hallazgos fiscales superiores a los $100 mil millones.

Lo que me da piedra es que fue su partido Cambio Radical y él como jefe, responsables de la peor época vivida en la Corporación Autónoma Regional del Quindío con casi 10 años, tal vez más, de corrupción ininterrumpida por obra y gracia de políticos y gobernantes que contaron para hacer sus fechorías con el respaldo de Vargas Lleras. O quién, sino el partido Cambio Radical fue el que se puso de ruana la CRQ, primero con el finado Mario Londoño Arcila y después con Sandra Paola Hurtado —su gobernadora de bolsillo— y con los parlamentarios bajo su control.

Así es de cínica la corrupción en Colombia, Vargas Lleras reanuda campaña electoral combatiendo a los corruptos y esta vez fustigando a las corporaciones autónomas del país que él conoce como nadie en Colombia. 

@jorgelieceroroz


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net