Sabado, 24 Feb,2018

Opinión / FEB 09 2018/ Comentarios

Timo en español

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Hugo Hernán Aparicio Reyes

Que a título de libertad de tribuna, medios de información u opinión nacionales, difundan agresiones de un extranjero hacia nuestra región, denigrando de sectores ciudadanos en activa protesta contra el contenido y aplicación de los pactos del gobierno con la delincuencia, contra la desfachatez y provocadora presencia de reos de la justicia por delitos de lesa humanidad en espacios públicos, como candidatos a cargos de elección, es una deplorable muestra de abyección, de renuncia a la dignidad, en parte de nuestra sociedad.

Que quienes conducen tales medios encuentren dignos de respeto y consideración a delincuentes condenados por la justicia a centenares de años de prisión, en goce de impunidad por decisión arbitraria —rechazada en plebiscito— de quien preside el poder ejecutivo; que validen desde su pasiva aceptación o solapada simpatía, ultrajes, ofensas y amenazas contra los valientes increpadores de los reos y su cohorte de escoltas armados, avergüenza nuestra nacionalidad.

Consigno algunas de las lindezas dirigidas por el abogado español de las Farc, a quienes se manifestaron en la capital del departamento del Quindío, contra de la presencia del ahora candidato presidencial, condenado a más de 500 años de prisión en 16 sentencias de diversos juzgados: “Envenenados… un territorio en el que la violencia y el odio fueran las principales motivaciones de sus habitantes… monstruos… sus palabras y sus actos se reducen a lanzar improperios, agredir y maltratar del modo más irracional… si estuviera en sus manos, despedazarían al objeto de sus recriminaciones, beberían de su sangre, devorarían como hienas sus entrañas… las horrendas masacres cometidas por el paramilitarismo años atrás, así como los crímenes que ocurren a diario por todo el territorio nacional, representan acciones dignas de celebración para ellos… masa fanatizada… han conseguido convertir en despiadados asesinos a niños, jóvenes y adultos… todo indicaba que estaban a punto de lanzarse en masa sobre su presa… Carecían de la mínima cordura, estaban poseídos por el odio más visceral… Vi mendigos, pordioseros, seres descompuestos por la sociedad, lanzando improperios…” 
Impuesto el trastoque de valores éticos por los malhadados pactos, aceptados de buen grado por beneficiarios directos o indirectos de dádivas oficiales, resulta censurable para este neochapetón que la ciudadanía reclame justicia, que rechace con energía la impunidad, que exija calidades mínimas en aspirantes a gobernar. Si de veras operaran con independencia las ramas del poder público, el personaje causante del furor popular debería estar confinado en prisión por el resto de su dañina vida.

“¿Qué quieren?, ¿que sigan la guerra, los muertos, los mutilados, los atentados, los bombardeos, la sangre derramada?...” La amenaza del asesor legal de la organización delincuencial en trance de partido político, es explícita; responde a la táctica extorsiva empleada desde siempre por los nuevos campeones de la paz. “Timo es un valiente, sale con los suyos a poner la cara y a hablar diferente” ¡Cinismo de importación!

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net